El Sastre necessari

1936.

La família Fernández, de classe obrera-, necessitava un nou abric per a Lola, la seua filla menuda de tan sols cinc anys. L’abric que tenia ja li estava xicotet i a més, estava molt deteriorat d’haver sigut utilitzat pels seus germans majors.

El pare i la mare decidiren que havien de fer entre tota la família un nou abric, doncs no podien comprar-ne un nou. Tampoc tenien diners per a les teles, de manera que anaren aprofitant retalls d’altres abrics vells. Com que estos pedaços no eren suficients, hagueren de comprar un poc de fil i llana per a poder elaborar-lo. Cada membre de la família repararia un retall de la roba vella i després anirien ajuntant-la.

Poc a poc anaven quedant més o menys reparats els trossos, però la mare se’n adonà que difícilment podrien confeccionar un abric ja que havien arreglat tres mànegues, dos colls i tres peces deformes que no encaixaven entre sí. Necessitaven fer alguna cosa prompte o l’hivern seria molt dur per a la xicoteta Lola.

Al dia següent es comentava al poble que hi havia un grup de persones que ensenyaven a arreglar roba –o com ells deien, fer remendos-. Ho feien de manera altruista doncs si no ho feien, molta gent ho passaria ben malament durant l’hivern. L’única condició que hi posaven era que una volta aprenien, deurien ajudar a altres que ho necessitaren. No obstant, no es tractava de fer-los els arreglos sinó d’ensenyar-los a organitzar-se per a fer-los bé.

D’aquesta manera, Pep el Sastre els explicà com confeccionar l’abric: els dos germans majors arreglarien les dues mànegues; el pare prepararia els pedaços a mesura; la mare seria l’encarregada de cosir unes parts amb les altres; i finalment, Lola posaria els botons.

Aconseguiren fer un abric que tapava, calfava i que a més, era bonic. L’endemà es disposaren a ensenyar a la família Garcia com confeccionar abrics a partir de les restes de roba vella i quatre fils.

Fou així com poc a poc, entre tots i totes, teixiren un gran abric que arropava a tota la seua classe. Era al cap i a la fi, un instrument contra el fred. Ni més ni menys.

Pau sempre està sol

Dos xiquets al pati de l’escola

-T’has fixat en Pau?

-Sí. Per?

-Sempre està sol. No juga amb ningú.

-Perquè ningú vol jugar amb ell.

-Doncs jo no entenc per què.

-Perquè ve brut i si et descuides et furta l’esmorzar.

-I quina culpa té ell de ser el més pobre de l’escola?

-Supose que ninguna. Ma mare diu que abans no era tan pobre.

-Als seus pares els acomiadaren i al no treballar, no guanyen diners. Per això ara no tenen prou per a menjar ni per netejar-se tots els dies.

-I això podria passar-me a mi?

-I tant que sí.

-No m’agradaria estar en la seua pell ara mateix. Què injust!

-Sí.

-Juguem amb ell?

-Vinga!

10990879_10155187625590114_3904001050726670355_n

Trending topic, un ejemplo de esta sociedad

El siete veces campeón de la Formula 1, Michael Shumacher,  ha sufrido un grave accidente esquiando y se encuentra en coma. Esta triste noticia es trending topic en Twitter debido a que se trata de un personaje muy conocido.

image_preview-250x166No obstante, sin querer quitarle importancia y a la espera de su recuperación, echo en falta algún trending topic sobre los trabajadores y trabajadoras que han muerto en accidente laboral durante este año.  

Durante el 2012 murieron 555 personas trabajando. No fueron TT. De hecho, pocos fueron noticia. Simplemente una cifra que pasaba por los informativos y diarios a finales de año.

Un claro ejemplo de esta sociedad.

Trending topic

El set vegades campió de la Formula 1, Michael Shumacher,  ha patit un greu accident esquiant i es troba en coma. Aquesta trista notícia és trending topic al Twitter degut a que es tracta d’un personatge conegut per tot arreu.

wpid-crespon-negroNo obstant això, sense restar-li importància a aquest fet i a l’espera que es recupere, trobe a faltar algún trending topic sobre els treballadors i treballadores que han mort en accident laboral durant aquest any.  

L’any 2012 moriren 555 treballant. No foren TT. De fet, pocs foren notícia. Simplement una xifra que passava pels informatius i diaris a finals d’any.

És un clar exemple d’aquesta societat.

Joan no trae almuerzo

– Mamá, Joan dice que no trae almuerzo porque sus padres son muy despistados. ¿Tan despistada puede ser una persona?

– No hija. No se debe a despistes, se debe a que no tienen suficiente comida en casa.

– ¿Y por qué no tienen suficiente comida?

– Porque no pueden trabajar y ganar dinero para comprarlo.

–  ¿No les dejan trabajar en ningún lado?

– No. De hecho hay más de cinco millones de personas paradas.

– ¿Y por qué no les dejan trabajar? ¿No podrían trabajar menos horas los que ahora trabajan y así trabajar todos?

– No es tan fácil, hija. Los patrones necesitan que haya muchos parados y a poder ser en las peores condiciones posibles. Sólo de esta manera aceptarán trabajar en malas condiciones y con un salario mísero.

– ¿Y qué pretenden los patronos con esto?

– Ganar más y más. Aprovechando que las personas necesitadas están más dispuestas a trabajar por menos, conseguirán bajar los salarios cada vez más. Los capitalistas se enriquecerán cada vez más mientras el resto de la población seremos más pobres.

– Entonces, ¿el problema del paro son los capitalistas, no?

– Sí.

– Por lo tanto, también son los responsables de que Joan no lleve almuerzo.

– Exacto.

– ¿Y nosotros también podemos llegar a vivir esa situación?

– Sí. Cualquier familia trabajadora.

– Ahora ya lo tengo claro.

Fecha de caducidad

Joan no porta l’esmorzar

– Mare, Joan diu que no parta esmorzar perquè els seus pares són molt despistats. El cas és que ja fa tres setmanes que no en porta. Tan despistada pot ser una persona?

– No filla. No es deu a despistes, es deu a que no tenen suficient menjar a casa.

– I perquè no tenen prou menjar?

– Perquè no poden treballar i guanyar diners per comprar-lo.

–  No els deixen treballar a cap lloc?

– No. De fet hi ha més de cinc milions de persones aturades.

– I per què no els deixen treballar? No podrien treballar menys hores els que ara treballen i així treballar tots?

– No és tan fàcil, filla. Els patrons necessiten que hi haja molts aturats i si pot ser en les pitjors condicions possibles. Sols d’aquesta manera acceptaran un treball amb pitjors condicions i amb un salari míser.

– I què volen els patrons amb això?

– Guanyar més i més, aprofitant que les persones necessitades estaran més disposades a treballar per menys i d’aquesta manera els salaris seran cada volta més baixos. Els patrons seran cada volta més rics mentre que la majoria de la població serem cada volta més pobres.

– Llavors, el problema de l’atur són els patrons, no?

– Sí.

– Aleshores també són els responsables de que Joan no porte esmorzar.

– Exacte.

– I nosaltres també podem arribar a viure eixa situació?

– Sí. Qualsevol família treballadora.

– Ara ja ho tinc clar.

Fecha de caducidad

Josep i el seu barri

 Són les quasi les 11 de la nit i Josep acaba d’aparcar el cotxe després de mitja hora buscant lloc. Aquesta setmana treballa de vesprades a la fàbrica de plàstics.

El primer que veu en baixar del cotxe és la brutedat de la vorera. Des de feia temps el barri s’havia anat degradant però mai havia vist el seu barri tant brut. El cas és que un dia abans va anar passejant pel centre de la ciutat i estava tot relluent.

kalvellido fin de mesPoc després de fixar-se en l’estat del barri veu una imatge impactant: una dona d’uns quaranta anys buscant menjar al contenidor de fem mentre el seu fill d’uns cinc està esperant-la per poder menjar alguna cosa. L’aspecte del menut és prou trista amb un xandall brut i amb algun descosit. Té fam.

A la porta del Mercadona es troba un home d’uns cinquanta, amb una barba i uns cabells llargs i bruts. Una manta el cobreix del fred i es troba assegut sobre uns cartons. Està amb la ma demanant almoina mentre sosté un bric de vi negre per poder entrar en calor. Josep no ho pot creure: és Ramón, el seu antic entrenador de futbol.

Ja al portal de la finca li crida l’atenció un cartell en blanc i negre de la PAH just al costat de les bústies: demà desnonen a la família del 3B. Una parella amb dos xiquets de 6 i 9 anys que estaven passant dificultats des que es varen quedar en l’atur feia dos anys. El cartell crida a mobilitzar-se per evitar-ho.

En entrar a casa el sopar és a la taula. Rosa, la seua dona, està amb símptomes d’esgotament doncs ha estat tot el dia pendent dels seus pares dependents sense ajudes públiques. Tots depenen del sou de Josep i d’una pensió de 400 euros del seu sogre.

Després de sopar i conversar amb Rosa, Josep es decideix a descansar al sofà mentre veu la TV. Un programa sobre “emprenedors”, altre que parlen de la vida dels famosos, una pel·lícula de Hollywood, un reportatge de les cases més luxoses, un documental sobre “La Cañada” de Madrid, un partit de futbol o un debat de política al servei de les empreses patrocinadores sense cap dissident. Millor llegir o conversar.

El dia ha estat dur al treball després de que li anunciaren que li baixaven el sou un 16%. Però sobretot per vore com el seu barri i els seus veïns es degraden a tanta velocitat que es veu incapaç de fer res. Fins a d’ara ha estat un espectador més i sap que ha d’actuar. Impotència i rabia és el que sent. No sap com ni amb qui lluitar, però demà estarà amb la PAH per evitar el desnonament dels seus veïns. 

CONSCIÈNCIA DE CLASSE, LLUITA ORGANITZADA  I SOLIDARITAT, MOLTA SOLIDARITAT.

Aprender de la historia. Vencedores y vencidos

La historia de todas las sociedades que han existido hasta hoy,  es la historia de la lucha de clases.” Karl Marx y Friedich Engels.

Homenajear a todos aquellos y aquellas que han luchado a lo largo de la historia en favor de los desposeídos es lo mínimo que podemos hacer. Por ello, recuperar la historia (de clase) debe ser parte de ese reconocimiento, aprendiendo de ella para poder continuarla de la mejor manera.

Para tal empresa considero conveniente recordar las palabras del cantante Litto Nebbia “si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia”. Y en eso estamos, recuperando la nuestra desde una posición desfavorable en el global de la historia. Esa que han escrito los ganadores en tercera persona sobre nosotros y que desgraciadamente muchos de los nuestros han aceptado como eternos perdedores.

Ahora bien, podemos aceptar su historia o reivindicar la nuestra. Y si optamos por la segunda opción deberemos aprender tanto de los aciertos como de los errores, de las victorias como de las derrotas, de las batallas ganadas como de las perdidas, y en definitiva, de toda nuestra cultura revolucionaría.

Y es aquí donde caemos en un gran error. Como desposeídos que somos, predomina en nosotros el reconocimiento y la identificación con los nuestros que han perdido. Puede ser que hayamos aceptado el rol de víctimas perpetuas, ignorando que lucha de clases es el motor de la historia.

reichstagHay un caso que resume todo lo anterior: la Revolución bolchevique y la victoria de la Unión Soviética sobre el nazismo en la II Guerra Mundial. Aunque la mayoría reconoce que la Revolución de Octubre fue una gran victoria, parece que empezó a perder adeptos a partir de noviembre de aquel mismo año bajo justificaciones del tipo “la revolución traicionada; lo que vino después fue un capitalismo de estado; la burocratización, el terror estalinista, etc.”

De esta manera, 27 años después de aquella revolución, pocos reconocen como propia la victoria de la URSS sobre el fascismo. De hecho, muchos de los nuestros reconocen a los USA o a las “democracias europeas” (burguesas) como ganadores. Así nos va.

Y es qué, si no reconocemos como un triunfo la construcción del primer gran estado obrero de la humanidad (con sus aciertos y errores), difícilmente aceptaremos como propia la victoria sobre el fascismo (y por tanto sobre capitalismo mundial que lo sustentaba).

No obstante, muchos renuncian o denuncian a la URSS por su militarismo, obviando lo que decía Marx de “la violencia es la partera de la historia”. Esto no quiere decir que nos guste la violencia sino que no renunciamos a ella como legítima defensa. Por más que quiera no me imagino a los soldados soviéticos entrando a Berlín con una sonora batukada, ni firmando en change.org para poder ondear la bandera roja en el Reichstag.

stalinNos guste o no, la URSS ganó una Guerra Mundial al capitalismo obligándolo a que, prácticamente hasta la desaparición del bloque socialista, se viese obligado a retroceder y hacer concesiones a las luchas de la clase obrera. Podemos comprobar cómo nos ha ido a la clase obrera desde los años 90 por todo el mundo.

A nuestros enemigos de clase aún les duele la experiencia soviética y la victoria de 1945. En la actualidad están eliminando cada concesión a la clase obrera producto de las luchas amparadas en aquella victoria. Con razón decía Iósif Stalin que “la revolución de Octubre infirió una herida de muerte al capitalismo mundial, de la que no se repondrá jamás. De hecho, aún están tratando de curarla.

Entonces, si verdaderamente aspiramos a construir el socialismo habrá que recuperar nuestra historia y aprender (también) de los nuestros que ganaron.

La participación de los trabajadores en las cooperativas: El Humar – Marinaleda S.C.A.

M. Marco Arnal, Fundación UNED 2012-13

mmarco113@alumno.uned.es

 

1.    INTRODUCCIÓN

Las empresas de economía social han mostrado mayor fortaleza ante el  impacto de la crisis económica que las empresas mercantiles ordinarias. Su innegable contribución a la sostenibilidad social, económica y medioambiental convierte a estas empresas en una pieza clave para un nuevo modelo productivo en el que primen las condiciones de vida sobre los intereses económicos.

Esta contradicción entre capital y trabajo hace imprescindible el aumento de la participación de los trabajadores en las empresas así como el control activo en la actividad empresarial. Por ello, las empresas de economía social suponen una base y/o ejemplo para la participación de los trabajadores y las trabajadoras en sus empresas.

El trabajo tiene como ámbito territorial la población de Marinaleda (Sevilla) desde 1975 a la actualidad. La investigación se centra en el sector agrario comparando las condiciones de vida de los trabajadores antes y después de la creación de la cooperativa “Marinaleda S.C.A.”.

1.1. Objetivos.

Comparar las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras de una empresa mercantil ordinaria con las de una cooperativa en la que los trabajadores participen en la planificación y gestión empresarial.

1.2. Hipótesis.

La participación y el control activo de la actividad empresarial por parte de los trabajadores y las trabajadoras mejora las condiciones de vida respecto al trabajo en empresas ordinarias.

1.3. Metodología.

Inductiva. A partir de fuentes documentales (bases de datos y estadísticas).

 

2.    DESARROLLO.

2.1. Las empresas de economía social.

Las entidades de Economía Social son aquellas cuyas actividades económicas dentro de un ámbito privado, persiguen un interés general y no particular.

Sus principios básicos son la primacia de las personas y del fin social del capital; organización democrática, participativa, transparente, autónoma e independiente; solidaridad entre sus miembros y el compromiso con su entorno; la generación de empleo de calidad y la mejora de las condiciones de vida.

Se pueden clasificar en dos grandes subsectores: de mercado y de no mercado.

Las empresas y entidades que del subsector de no mercado son las fundaciones y las asociaciones.

Por su parte, las entidades que forman parte del subsector de mercado son las cooperativas; mutualidades, centros especiales de empleo, sociedades laborales; empresas de inserción, y sociedades agrarias de transformación.

Para la realización de este trabajo nos centraremos especialmente en las cooperativas, que son las más importantes dentro del subsector de mercado (50’1% del total en 2010). Según el artículo 1 de la Ley 27/1999, del 16 de julio, de Cooperativas, una cooperativa es “una sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para la realización de actividades empresariales, encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales, con estructura y funcionamiento democrático, conforme a los principios formulados por la alianza cooperativa internacional”.

Así pues, las Cooperativas siguen los principios de la Declaración de Manchester de 1995, y pudiendose clasificar en Cooperativas de primer grado o de segundo. Las primeras son aquellas que agrupan como mínimo a tres socios por intereses y compromisos comunes. La de segundo grado son las que integran al menos a dos Cooperativas para reforzar su actividad.

Las cooperativas pueden desarrollar cualquier actividad económica y se pueden clasificar también dependiendo el sector económico en el que se encuentran.

2.2. Contextualización.

Este trabajo se centra en la localidad de Marinaleda, municipio de la provincia de Sevilla, en el cuál se ha desarrollado la Cooperativa Humar – Marinaleda S.C.A.

El municipio, con 2.786 en 2012 y con una extensión de 24,8 km², tiene una economía basada en la agricultura. Como producto de las luchas jornaleras y campesinas durante años, se ha desarrollado un modelo local alternativo con un alto índice de desarrollo y con una tasa de paro muy baja.

La principal entidadad o empresa de este municipio es la Cooperativa Humar – Marinaleda, definida como “proyecto colectivo cuyo objetivo no es el beneficio privado, sino la creación de empleo mediante la venta de productos hortícolas saludables y de calidad”.

En cuanto al sector servicios, menos desarrollado que el sector agrario, cuenta con unos servicios básicos influenciados por los beneficios de la actividad económica de la Cooperativa y su compromiso con su entorno.

La principal crítica al modelo económico de Marinaleda está dirigida al modelo de financiación, cuyos ingresos de las administraciones públicas suponen casi un 80% del presupuesto anual del Ayuntamiento. Sus defensores, en cambio, argumentan que Marinaleda recibe menos que la media de municipios andaluces (6’61% menos en 2011). Estos también defienden, que si la Cooperativa tiene un beneficio de 3 millones de euros, beneficia a sus trabajadores y a toda la población en general, cosa que no ocurría anteriormente a la creación de la cooperativa, cuando los jornaleros trabajaban para el Duque del Infantado u otros terratenientes.

2.3. La Cooperativa.

Se trata de una cooperativa de segundo grado, formada las ocho cooperativas agrarias y otra de transformación que la integran. La Cooperativa tiene como objetivo la creación de puestos de trabajo de calidad. En ella trabajan unas 400 personas que van rotando para repartir el trabajo, trabajando menos horas para poder trabajar todos.

Todos los trabajadores, cobran el mismo salario, independientemente de la responsabilidad que tengan, 47 € por 6 horas y media, 35 horas semanales.

Este salario es el mismo que cobran los trabajadores y trabajadoras municipales, dependientes del ayuntamiento.

2.3.1. Las actividades económicas de la Cooperativa.

La agricultura.

Prácticamente la totalidad de la producción agrícola se desarrolla en las 1.200 hectáreas de El Humoso pertenecientes al pueblo de Marinaleda. Se practica una agricultura de regadío 100% ecológica con olivares, invernaderos y semilleros.

La Fábrica de conservas.

Después de tener la producción agrícola en manos de la cooperativa, se decidió poner en marcha una industria agroalimentaria para poder controlar toda la elaboración integral del producto. Primeramente se creó la conservera de vegetales (pimiento de piquillo, alcachofas y habas) resolviendo en parte el desempleo femenino (mayor que el masculino).

La almazara.

Se creó para producir aceite de oliva virgen extra, con una recolección de la aceituna a mano y elaborada de forma artesanal.

La ganadería.

Cuenta con ganadería ovina, aunque con poca importancia.

Los productos.

Los principales productos son las aceitunas, el aceite, las habas, la alcachofa, el morrón y los pimientos del piquillo.

La calidad está certificada por la Marca de calidad de la Junta de Andalucía. La Cooperativa cuenta con la marca “Producción Integrada Andalucía” por su compromiso del sector agrario con el medio ambiente y la calidad. También cumplen con la Norma ISO 9001.

2.3.2.   La participación democrática de los trabajadores en la Cooperativa. El sindicalismo.

Todos los trabajadores y trabajadoras que forman parte de la cooperativa son socios. La organización depende de la asamblea, que elije a todos los cargos y gestores. La asamblea toma las decisiones más importantes y planifica de forma democrática la actividad, así como la contratación de más trabajadores, su distribución espacio-temporal. Ningúno de sus integrantes tiene derecho a la propiedad privada de la tierra.

El sindicalismo

jornalerosTodo el proceso que llevó a la creación de la Cooperativa estuvo organizado por el S.O.C. (Sindicato de Obreros del Campo), hoy integrado en el S.A.T. (Sindicato Andaluz de Trabajadores). La mayoría de los trabajadores eran y son miembros de dicho sindicato de jornaleros. Esto no quiere decir que el sindicato gestione la cooperativa, sinó que sus trabajadores militan en dicho sindicato, que más que servir de influencia para los trabajadores de la cooperativa, sirve de agitación y propaganda para los trabajadores de otros municipios como modelo de lucha y gestión de los medios de producción por parte de la clase obrera y los logros conseguidos. De hecho, en otros municipios se está tratando de seguir pasos similares a Marinaleda.

2.3.1. La relación de la Cooperativa con el poder político.

Durante la dictadura franquista, las luchas por unas condiciones mejores fue duramente reprimida. Por ello, los jornaleros organizados se presentaron a las primeras elecciones municipales bajo las siglas del C.U.T. (Candidaturas de Unidad de los Trabajadores), hoy integrada en Izquierda Unida.

En la web municipal aparece el siguiente texto:

El poder no es neutro.

En una sociedad dividida en clases sociales, en ricos y en pobres, en explotadores y explotados creer que el poder es neutro es una tremenda ingenuidad y por eso cuando en el año 79 nos presentamos a las elecciones municipales pensamos que teníamos que dar a lugar un poder de clase, un poder que se comprometiera hasta las ultimas consecuencias con los trabajadores con los que menos tenían, con los que le habían robado hasta la palabra. 

Por tanto nos dimos cuenta que teníamos que poner de pie un poder contra el poder, UN CONTRAPODER que supiera oponerse a los muchos poderes que tenía la burguesía y que desgraciadamente sigue teniendo en la lucha por alcanzar los derechos que a los jornaleros siempre se nos habían negado.

Pusimos en marcha un poder municipal que fuera a ocupar tierra con los jornaleros, que reclamara viviendas o que se enfrentara a la Unión Europea (UE) cuando dictaba normas que favorecían a la burguesía terrateniente pero que dejaban a los parados del mundo rural convertidos en auténtico desperdicios sociales. 

También teníamos que enfrentarnos al gobierno central o a la Junta de Andalucía cada vez que nos negaban derechos elementales o nos ponían para callarnos la boca limosnas y mentiras como único sustento en nuestras vidas.

 Por eso que nuestro ayuntamiento ha sido una herramienta política de primera magnitud a la hora de luchar por la tierra y a la hora de conseguirla. Por eso que no nos diera miedo construir viviendas, tantas cuanto fueran necesarias para que los obreros y los hijos de los obreros tuvieran asegurado un techo y por eso que ahora tampoco nos de miedo tener como objetivo el pleno empleo que es justo lo contrario de lo que tiene en mente el imperialismo para esta zona del planeta.  

Y porque sabíamos que el poder no era neutro nos dimos cuenta que necesitábamos de la gente para que tuviera la fuerza necesaria ese poder frente al inmenso poder de la burguesía representado por el Estado, por los grandes terratenientes o la Unión Europea.”

Lo primero que denota el texto es la intencionalidad de que los jornaleros, conscientes de la lucha de clases, necesitan poder político, pues el poder no es neutro. Se trataba de coger el poder político municipal y utilizarlo como herramienta de contrapoder contra los poderes políticos superiores (Junta de Andalucía, Estado y Unión Europea) y la burguesía/ terratenientes en cada lucha concreta.

Es por ello, que no se puede entender la Cooperativa sin el sindicato ni el poder político en el ayuntamiento. Esta triple dimensión es por un lado su fortaleza y al mismo tiempo, su debilidad. Su fortaleza porque hasta el momento ha mantenido una unidad e incluso se confunde en muchos aspectos las tres entidades. En cambio, los principales ataques (económicos, políticos o informativos) desde los detractores del modelo cooperativista de Marinaleda van dirigidos bien al Sindicato, al Ayuntamiento o a la Cooperativa, intentando desligar sus lazos.

2.4. Comparación.

2.4.1. Las condiciones de vida de los trabajadores y las trabajadoras. De 1970 a la creación de la Cooperativa.

Marinaleda era en la década de 1970 un pueblo agrícola con un reparto de tierra latifundista. Es decir, unos pocos propietarios (terratenientes) poseían grandes extensiones de tierra. La mayoría de la población, los no propietarios, eran jornaleros y jornaleras asalariados. La tasa de paro era superior al 25%.

El principal propietario de tierras en Marinaleda era el Duque del Infantado, cuyas tierras eran de secano. Hecho que aprovecharon los jornaleros, ya que por Ley, si en una determinada finca se pasa de secano a regadío se puede expropiar una parte de esta. Fue así como el 5 de abril de 1988, el decreto 154/1988 dictó la aprobación para transformar en zona regable la finca El Humoso, propiedad del duque hasta 1991, año en que cedió el uso de las tierras a los habitantes del pueblo. Un año después, se formó la Cooperativa Humar – Marinaleda S.C.A en dichos terrenos cedidos por la Junta de Andalucía para trabajar esta finca propiedad de los habitantes de Marinaleda.

Es decir, la propiedad de la tierra es de todos los habitantes del municipio, mientras que el uso de ella lo ejercen los trabajadores y trabajadoras que forman la Cooperativa (la mayoría de la población), pues los jornaleros no quieren la propiedad para evitar que nadie especule con la tierra.

“La tierra para quien la trabaja”.

En la página web del municipio aparece el siguiente texto:

“Por fin alcanzábamos el viejo sueño de “la tierra para quien la trabaja” por primera vez en 5.000 años de historia en Andalucía.

¿qué significa que los jornaleros en paro accedieran por primera vez al medio de producción tierra? 

Alcanzar el medio de producción tierra significa un salto revolucionario de primera magnitud puesto que es tocar la clave del Sistema Capitalista de Producción que iba a permitirnos a disponer de un instrumento esencial para liberarnos como clase.

¿qué efectos prácticos tuvo?

   1.- Que hemos acabado con el paro. Que ya no necesitamos a los terratenientes para poder comer todos los días.

   2.- Que hemos acabado con la emigración puesto que ya nadie, ningún trabajador tiene que salir de su propio pueblo para encontrar un trabajo que tiene en el proyecto colectivo de “Los Humosos”

   3.- Que hemos acabado con la explotación ya que la plusvalía que genera el obrero vuelve a reinvertirse y a repartirse para el bienestar colectivo de los propios obreros.

    4.- Que hemos avanzado siglos en nuestra capacidad de superar retos colectivos.”

De este texto podemos extraer que la creación de la cooperativa y al acceso a la propiedad  de los medios de producción, ha supuesto el fin del paro estructural y de la emigración (durante los años 60’ emigró casi la mitad de la población), y sobretodo, que la plusvalía generada por el obrero va destinada al bienestar colectivo y no a manos privadas, lo cual ha revertido en beneficio de toda la población.

Además, se muestra todo como un proceso colectivo de la clase obrera organizada dentro de la lucha de clases.

En el libro de A. Ramos Espejo, “Andalucia, de Fuente Ovejuna a Marinaleda”, se cita el  testimonio de una niña de diez años en aquella época:

“No había casas, solo había chozas. El pueblo era muy pequeño y no tenía jardín, ni plaza. La gente pasaba mucha hambre debido a los malos años de la sequía. La gente joven no tenía ninguna diversión, nada más que irse a trabajar a los cortijos y solamente iban a vestirse a sus casas cada quince días. Las comidas eran muy malas,  y lo que comían por mediodía eran un gazpacho y por la noche un cocido. En el pueblo solo había una escuela a la que casi nadie podía ir, los jóvenes tenían que quedarse con sus hermanos pequeños para que sus padres trabajaran. Y otros tenían que trabajar, aunque tenían poca edad.Las chozas estaban hechas de los rastrojos que dejaban las cebadas y los trigos. Había chozas donde vivían entre siete u ocho hijos y nada más que había dos camas, donde tenían que dormir todos.”

Podemos decir que se trataba de un pueblo agrícola, como la mayoría de la provincia, con una tasa de paro por encima del 25%, sequía, hambre, salarios bajos y pobreza.

Otro problema existente fue la repressión de las luchas, tanto durante la dictadura como durante la democracia.

2.4.2. Las condiciones de vida de los trabajadores y las trabajadoras. Desde la creación de la Cooperativa a la actualidad.

Superación de las duras condiciones de vida anteriores.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que se trata de un proceso de lucha de la clase obrera de un territorio determinado, Marinaleda. Las duras condiciones en las que vivían históricamente, llevó a la organización consciente para mejorarlas. Tras años de luchas, los jornaleros consiguen el Derecho a gestionar la tierra y poco después la expropiación de 1.200 hectáreas. Es decir, acceden al control de los medios de producción. Es entonces cuando necesitan un instrumento de gestión.

Creación de una cooperativa de trabajadores democrática

Deciden crear una cooperativa, formada por todos los jornaleros en paro del municipio, gestionada de forma participativa: asamblearia y democrática, cumpliendo con los prinicipios del movimiento cooperativo internacional de la Declaración de Manchester de 1995.

Como empresa del subserctor de mercado cumple con dos de los tres elementos específicos:

a) Doble condición de socio y usuario de la actividad: todos los trabajadores son socios.

c) Distribuye beneficios o excedentes entre los socios, pero no en proporción al capital  o a las cotizaciones aportadas: se distribuye en forma de más puestos de trabajo y en beneficios para el municipio.

En cambio no cumple en cierto modo con el segundo elemento específico ya que los precios de venta de sus productos no son económicamente significativos.

Pleno empleo o tasa baja de paro.

La Cooperativa nace con una mayoría de trabajadores organizados en el mismo sindicato y con el apoyo de la corporación municipal, formada casi en su totalidad por los mismos trabajadores. Por ello, los lazos entre las tres entidades son muy estrechos.

El objetivo principal es la creación de puestos de trabajo de calidad y la eliminación del paro estructural. Por ello, las plusvalías se destinan a la creación de puestos de trabajo aumentando la producción y mejorando los servicios básicos del municipio. El establecimiento de un salario único como forma igualitaria, el sistema de rotación para que trabajando menos puedan trabajar todos y el complementar esta rotación con el subsidio P.E.R. (Plan de Empleo Rural) han supuesto el fin del paro estructural con un salario de 1.125 euros para todos los trabajadores, sea cual sea su tarea, cargo o responsabilidad.

Las mejoras del entorno social y medioambiental.

Con la Cooperativa como motor económico y el Ayuntamiento en manos de los trabajadores, el modelo de gestión asambleario ha supuesto la participación activa en la vida política y económica de los vecinos y vecinas.

Los beneficios económicos que recibe el ayuntamiento de la cooperativa así como el beneficio que supone para una economía local una tasa de desempleo baja y unos trabajos de calidad con un salario de 1.125 sólo puede suponer una mejora de las condiciones de vida.

De esta manera, Marinaleda se ha convertido en la población capaz de conseguir que muchas familias paguen entre 15 y 27 euros/mes por su vivienda de autoconstrucción. Cuenta con una guardería con comedor por 12 euros al mes y piscina en verano por 3 euros.

En cuanto a la aportación medioambiental, la Cooperativa desarrolla una agricultura 100% ecológica, ayudando a la conservación del entorno.

La tecnología también está al alcance de la cooperativa, pues parte de la inversión se destina a la mejora de los medios, teniendo actualmente la maquinaria más avanzada del mercado para obtener calidad en los productos, seguridad en el trabajo y respeto al medioambiente.

Todo esto ha favorecido la desaparición de la emigración que en los años 60’ supuso casi la mitad de la población.

2.5. Críticas y problemas.

Críticas al modelo

La principal crítica al modelo cooperativista de Marinaleda se basa en que depende de las subvenciones estatales, autonómicas, europeas, así como los subsidios agrarios. Lo cierto es que aunque no sea falsa dicha afirmación, todos los municipios reciben subvenciones, con la única diferencia consistente en qué se invierte. Es más, Marinaleda recibe un 6’61% menos de subvenciones que la media andaluza. En el caso concreto de la cooperativa, la crítica se centra en que se elimina el paro estructural con una rotación gracias al P.E.R.  Pero lo cierto es que se trata de un subsidio legítimo que disfrutan los jornaleros andaluces y extremeños. Lo que hay que destacar es que con el mismo subsidio, en los otros municipios existe el paro estructural mientras que en Marinaleda no, gracias a la máxima de trabajar menos para trabajar todos. Recordemos que el objetivo es crear empleo de calidad y no beneficios privados.

En el caso de que desapareciesen las subvenciones sería porque han desaparecido en todos los sitios, y si en el resto desapareciesen tendrían consecuencias más dramáticas que en Marinaleda, pues no tienen entidades que puedan asegurar trabajo para todos.

Otra de las críticas que recibe la cooperativa es que está dedicada a un sector en declive y dependiente de subvenciones europeas como es la agricultura. Además de que al tener un trabajo seguro en la localidad, los jóvenes abandonan sus estudios secundarios y el fracaso escolar es muy alto. Es por ello, que el ayuntamiento pide competencias educativas a la Junta de Andalucía.

En cuanto al modelo de propiedad de la tierra. Existen muchas críticas a la expropiación de tierras pues atentan contra la propiedad privada. Como en el caso de los subsidios, se trata de una práctica legal. Aunque en el artículo 33.1 de la Constitución Española del 1978 se reconoce el derecho a la propiedad privada y la herencia, en el 33.3 garantiza que nadie podrá ser privado de sus bienes sino por causa justificada de utilidad pública o interés social. De esta manera, está amparada por la Ley. Desde un punto de vista moral, se entiende que el sistema de propiedad de los medios de producción tal y como existía en Marinaleda hasta 1991, suponía la explotación, el hambre y la miseria de la mayor parte de la población, mientras que ahora es esa mayoría la que se beneficia de su trabajo con fines sociales.

Problemas y contradicciones

Uno de las críticas al modelo de la cooperativa es el “igualitarismo” que hace que cobren lo mismo un jornalero que un directivo, o uno que produzca más que otro que lo haga en menor medida. Lo cierto es que los cargos de dirección son electos, temporales y revocables en todo momento por la asamblea. Los defensores del modelo afirman que el gestor hace un trabajo intelectual y el jornalero físico, y nadie debe cobrar más que nadie.

Este problema también se dio en la Alemania Oriental (RDA, de economía socialista), cuyos trabajadores intelectuales mejor formados se iban a la parte Occidental (RFA, capitalista), dónde ganaban bastante más.

Este problema, es casi impensable en Marinaleda, pues en cualquier momento, puede ser remplazado por otro trabajador.

En cuanto a que un trabajador que produce más que otro pueda suponer un problema o una falta de estímulo a la producción también podemos afirmar que existe un estímulo colectivo observable en la realidad más cercana: mantener un trabajo seguro y estable, así como acceder a unos beneficios sociales importantes (vivienda, servicios sociales, etc.).

Otro de los problemas a los que se puede enfrentar en un futuro la cooperativa es a la pérdida de poder político de los trabajadores en el municipio. Aunque desde 1.979 han obtenido mayorías absolutas y su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo es parlamentario andaluz desde las pasadas elecciones, la posibilidad está ahí. El desgaste político es una posibilidad y tras tres décadas de poder político, existen acusaciones por parte de la oposición de caciquismo y clientelismo con la rotación de los trabajos en Marinaleda, aunque esto nadie lo ha manifestado ante la justicia, pues se carece de pruebas hasta el momento.

El relevo generacional en la cooperativa también puede suponer un descenso de la lucha por mantener la Cooperativa y sus beneficios ya que los jóvenes no han vivido las penúrias ni las luchas para conseguir lo que hoy disfrutan. Este es uno de los miedos para muchos: que no continúen la lucha y se acabe perdiendo. Aunque como es lógico, o luchan por mantener y mejorar su modelo o acabarán con un paro superior al 40% que sufren muchos pueblos vecinos.

La venta de los productos también ha sido cuestionada por organizaciones obreras, pues una parte de la producción se vende en grandes almacenes de multinacionales. Esto también podría suponer un problema en el caso de que éstas decidiesen no comercializar estos productos. Aún así, la venta de los productos tiene actualmente más mercado y actualmente está aumentando el comercio on-line.

Otro tema que genera controversia es la exportación del modelo de Marinaleda. Los críticos aseguran que es imposible exportarlo, pues depende de mayores ayudas que el resto (lo cual se ha demostrado ser falso). El problema a la hora de que se desarrollen procesos similares son principalmente la falta de organización de las organizaciones sindicales y políticas, que aunque en algunos casos han asumido poder político, no lo han hecho con la misma contundencia que en Marinaleda, lo cual supone una mayor debilidad para acceder a los medios de producción, la creación de cooperativas y a su planificación participativa y democrática.

3. CONCLUSIONES.

marinaleda 1El objetivo de la Cooperativa “El Humar- Marinaleda S.C.A” tiene como objetivo la creación de trabajo de calidad, lo cuál se ha conseguido, además de acabar con el paro estructural, utilizando las subvenciones para ayudar/complementar a este problema que afecta a todo el país. Además está demostrando resistir mejor la crisis económica que el resto de empresas (de economía no social).

El beneficio que aporta la cooperativa al municipio, sus habitantes y al medio supera a la mayoría de empresas existentes hoy en día. Pocos pueden acceder a viviendas por 15%, guarderías por 12 euros/mes con comedor, destinar un 0’7 % del presupuesto al desarrollo, mantener unos servicios básicos e instalaciones de alta calidad, y sobretodo, tener una economía a favor de las personas y no del capital.

Finalmente, hay que tener en cuenta el progreso en la mayoría de los aspectos: la situación antes y después del acceso de los trabajadores a los medios de producción y a la planificación de la economía de forma participativa y democrática. Aquí existe un ejemplo, que a pesar de los problemas, las adversidades y las contradicciones, está demostrando ser superador del modelo capitalista de producción.

 

4. BIBLIOGRAFÍA.

  • Reflexiones y propuestas para el cambio de modelo productivo en España. Inofrme nº13, Fundación 1º de Mayo.
  • Cambio de modelo productivo y economía social en España, Fernando Rocha.
  • Reflexiones y propuestas en torno a la economía social y el autoempleo. Fundación 1º de Mayo.
  • Andalucia, de Fuente Ovejuna a Marinaleda”, Ramos Espejo A.

 

Webs.

http://www.cooperativamarinaleda.es

http://marinaleda.com/inicio.htm

Práxis participativa desde el medio rural. Javier Encina.

Marinaleda: Una utopía en marcha

Artículos y notícias sobre Marinaleda en Rebelión.org

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106568

http://www.rebelion.org/hemeroteca/otromundo/040116marinaleda.htm

Documentales

Marinaleda. El sueño de la tierra. Documental de Eva Abad y Pablo García Cabrera.

Marinaleda: 30 años de lucha. Crónicas TVE

Blog: “En orden y progreso.”

http://enordenyprogreso.wordpress.com/2013/03/19/marinaleda/

Artículo sobre Marinaleda en el New York Times

http://www.nytimes.com/2009/05/26/world/europe/26spain.html?_r=2&hp&

http://www.rebelion.org/hemeroteca/otromundo/040116marinaleda.htm

El subsidio de desempleo como derecho y como instrumento económico

M. Marco Arnal, Fundación UNED 2012-13

mmarco113@alumno.uned.es

 1.      INTRODUCCIÓN.

Las políticas laborales pasivas de mercado de trabajo son aquellas cuyo objetivo es mantener las rentas de los trabajadores y trabajadoras que se han quedado sin trabajo a pesar de tener las condiciones para ello (principalmente la edad). Podemos decir que las políticas laborales pasivas de mercado de trabajo están dirigidas a compensar los desequilibrios del mercado de trabajo  y sus efectos sobre la clase trabajadora. Por tanto, las políticas pasivas se centran en frenar los efectos del desempleo y no en las causas de este, como es el caso de las políticas laborales activas, las cuáles tratan de influir en la oferta/demanda de trabajo, incentivar la creación de empleo en la empresa privada o la creación de empleos públicos, promover la formación profesional y la inserción laboral de personas con dificultades.

Se entiende por políticas laborales pasivas todas aquellas que no son activas. Es decir, aquellas que no actúan directamente en el mercado de trabajo.

inem-610x392Existen dos principales clases de políticas pasivas: las prestaciones por desempleo y las compensaciones por prejubilaciones. La primera de ellas es la principal política pasiva tanto por su mayor importancia social como por su mayor gasto público. La diferencia con los salarios sociales reside en que la prestación por desempleo está relacionada con la experiencia laboral y las cotizaciones durante un determinado tiempo antes de la pérdida del empleo. En caso de haber agotado esta prestación o no llegar a cumplir el tiempo necesario para percibirla, existe una prestación asistencial o prórroga. El llamado subsidio por desempleo también se diferencia de los salarios sociales por una mayor relación con el tiempo trabajado. También se puede considerar que los salarios sociales son política pasiva ya que aunque no mantienen la renta del trabajador, sirven de sustento y pueden ayudarle a volver al mercado laboral.

Por su parte, las compensaciones por prejubilaciones sirven para favorecer la entrada de trabajadores jóvenes al mercado de trabajo gracias a la salida de los prejubilados. Por ello, también se considera política activa. La diferencia con la política general de pensiones es mínima radica principalmente en que aquel trabajador prejubilado aún cumple las condiciones idóneas para trabajar. La prestación compensatoria obtiene parte de sus recursos de la política de pensiones.

En 2010 el gasto en políticas de empleo en España era de un 4% del PIB de las cuales un 0’9%  (del PIB) se destinó a políticas activas mientras que el 3’1% a políticas pasivas. Este dato ha cambiado desde el inicio de la crisis económica invirtiéndose el sentido: en 2008 el gasto en políticas activas supuso un 2,7% del PIB mientras que sólo el 0’8 % en pasivas. Aunque existe un aumento de gasto debido al aumento de tasa de paro, el porcentaje del gasto ha aumentado por debajo de la tasa de paro.

 2.      HISTORIA DE LAS PRESTACIONES POR DESEMPLEO.

a.      General.

Los orígenes de las prestaciones por desempleo se encuentran en las organizaciones de trabajadores. En 1789 un sindicato suizo creó un seguro voluntario de desempleo. En 1832 el sindicato de fundidores ingleses creó un programa de protección por desempleo de carácter nacional.

Las organizaciones estatales empezaron  a hacerse cargo de estas prestaciones a principios del siglo XX, aunque ya habían existido experiencias anteriores en forma de garantías a los fondos por desempleo de las organizaciones obreras. En cuanto a la obligatoriedad de las cotizaciones a los fondos respaldados por los poderes públicos, fue el Gobierno británico quien lo llevo a cabo durante la segunda década del siglo XX. Poco después también se nacionalizaría, gestionándose mediante organismos públicos. Países como Francia o Alemania adoptaron este sistema años después mientras que los países nórdicos mantuvieron la gestión de las organizaciones obreras aunque amparadas por los poderes públicos.

En los inicios de la Unión Soviética ya se estableció una seguridad social y poco después más de 100 decretos en esta materia, aunque debido a los efectos de la I Guerra Mundial y la Guerra Civil no fue hasta principios de la década de 1930 cuando se materializó por ejemplo el plan de pensión por vejez o pensiones estables para quienes no podían trabajar por accidente laboral.

La Constitución soviética de 1936 contempla en el Artículo 120 lo siguiente:

“Artículo 120. Los ciudadanos de la URSS tienen derecho a la asistencia económica en la vejez, así como en caso de enfermedad y de pérdida de la capacidad de trabajo. Garantizan este derecho el amplio desarrollo de los seguros sociales de los obreros y empleados a cargo del Estado, la asistencia médica gratuita a los trabajadores y la existencia de una extensa red de balnearios puestos a disposición de los trabajadores.”

No se contemplaba la prestación por desempleo porque según las autoridades soviéticas no existía el desempleo al tratarse de una economía socialista. Lo cierto es que se puede afirmar que existía un desempleo, pero no de la forma que lo conocemos actualmente. El 13% de la fuerza laboral participaba en una rotación del trabajo estando como máximo entre 20 y 30 días sin trabajar entre que dejaban un trabajo y empezaban otro. La tasa de desempleo, según los cálculos más alcistas era menor al 3%, lo que se superaba con las políticas activas, que hacían innecesarias las prestaciones por desempleo.

Después de la Segunda Guerra Mundial y la polarización en dos modelos económicos antagónicos, cobró especial importancia la doctrina Keynesiana y el auge de la socialdemocracia en el mundo capitalista. Se trataba de las concesiones a la clase obrera para contrarrestar la influencia soviética y por tanto para asegurar la supervivencia del sistema.

En los años setenta surgió una corriente ideológica en Gran Bretaña basada en la reactivación del liberalismo económico. Se trataba de acabar con las tres décadas de keynesianismo y políticas socialdemócratas. Durante la crisis de los años setenta, el gobierno de Margaret Thatcher llevó a cabo políticas liberales radicales basadas en los pensamientos político-económicos de Milton Friedman, entre otros.

La política keynesiana marcó en occidente las tres décadas siguientes a la Segunda Guerra Mundial. Fue durante esos años cuando un grupo de intelectuales comenzaron a preparar la vuelta al liberalismo creando una extensa red de pensamiento neo-liberal en la sociedad (medios de comunicación, universidades, partidos políticos, etc). Era la red de los think tanks, encargados de propagar las ideas neoliberales.

El neoliberalismo, desde los setenta ha iniciado un camino para acabar con la intervención del Estado. Las políticas económicas y sociales para evitar un mayor empobrecimiento de las capas más desfavorecidas de la sociedad no tienen cabida con el liberalismo.

“La idea radical de Friedman consistía en que, en lugar de gastar una parte de los miles de millones de dólares destinados a la reconstrucción y la mejora del sistema de educación pública de Nueva Orleans, el gobierno entregase cheques escolares a las familias, para que éstas pudieran dirigirse a las escuelas privadas, muchas de las cuales ya obtenían beneficios, y dichas instituciones recibieran subsidios estatales a cambio de aceptar a los niños en su alumnado. Era esencial, según indicaba Friedman en su artículo, que este cambio fundamental no fuera un mero parche sino una <<reforma permanente>>.” (Naomi Klein, La Doctrina del Shock, p26).

El neoliberalismo tiene como principal norma, dar libertad absoluta al capitalismo. Según Naome Klein, los neoliberales con Milton Friedman aprendieron a aprovechar cualquier crisis (económica, social, natural, etc.) para aplicar sus políticas. Cuando Augusto Pinochet dio el golpe de Estado contra el gobierno de Salvador Allende en 1973, Friedman aconsejó rápidamente  a Pinochet para aplicar una serie de medidas económicas aprovechando el “shock” que había sufrido la sociedad: libre mercado, reducción de impuestos, privatización de servicios públicos y recortes en el gasto social. Todo ello para favorecer un libre mercado que ha de entenderse como un mecanismo para fijar precios internacionales en el que los mercados nacionales se supeditan al internacional y en el que las empresas deben existir siempre que tengan competitividad externa.

Continúa Klein en su libro:

“Poco a poco, los chilenos vieron cómo sus escuelas públicas desaparecían para ser reemplazadas por escuelas financiadas mediante el sistema de cheques escolares. Se trataba de la transformación capitalista más extrema que jamás se había llevado a cabo en ningún lugar, y pronto fue conocida como la revolución de la Escuela de Chicago.”

Se trata de aprovechar cualquier “shock” para establecer políticas que liberen al capitalismo de la intervención del Estado. De esta manera, ante una sociedad que no ha asimilado la realidad, es más fácil desposeerla de sus conquistas sociales.

Ya en los años ochenta, Margaret Thatcher en Reino Unido y Ronald Reagan implantaron la liberación del capitalismo en sus respectivos países. Pero ¿cómo se puede mantener un sistema que condena a la miseria a millones de trabajadores y trabajadoras? –La ideología neoliberal trata de establecer el esquema de las “dos naciones”: la primera de ellas es una nación de ganadores, honrados, trabajadores con una renta aceptable, mientras que la segunda es una nación de perdedores, vagos, adocenados que se merecen la pobreza y que a ojos de los ganadores son unos parásitos que viven de los salarios sociales. Por ello Margaret Thatcher mantenía que siempre que esta nación perdedora no superase un tercio de la sociedad, podría considerarse que tenía la mayoría de la sociedad en sus manos y no habría un gran estallido social. Esto no quiere decir, que los otros dos tercios viviesen en un paraíso sino que simplemente no vivían en la miseria. Estos, en vez de ver quiénes  eran sus enemigos de clase, empezaron a ver a los más desfavorecidos como parásitos y vagos que vivían de salarios sociales.

De hecho, el término working poor hace referencia a una gran parte de las personas que a pesar de trabajar, se encuentran bajo el umbral de la pobreza. No obstante, también se pueden considerar como perdedores según el discurso de “las dos naciones”. Aun así, según el discurso neoliberal “tienen suerte de tener un empleo”.

Hemos visto aquí como cambia el discurso y el lenguaje. Si antes, las políticas posteriores a la Guerra Mundial como freno al socialismo tuvieron un efecto positivo en las capas más vulnerables de la sociedad, el neoliberalismo se encargó de marginarlos. Si antes se intentaba, al menos, integrar, el neoliberalismo trata de marginarlos mediante un mensaje de división de la clase obrera entre trabajadores (ganadores) y vagos (perdedores).

El salario social, las prestaciones y los subsidios pasaron a ser vistos en los años ochenta en el Reino Unido y Estados Unidos como la sangre que extraen los parásitos. Todo lo contrario a un derecho social, pues aquí podemos comprobar como choca con los intereses del capital por la fuerza sindical a la hora de negociar con la patronal, por la protección y seguridad que obtienen los obreros y sobretodo porque además, los neoliberales han conseguido darle la vuelta a la situación dividiendo a la clase obrera haciendo que gran parte de los trabajadores vean como parásitos a todos aquellos que cobran prestaciones y subsidios. Una jugada maestra, sin duda.

 b.      España.

Los orígenes de la prestación por desempleo en España tienen lugar en los primeros años de la Segunda República. El ministro de Trabajo Largo Caballero creó la Caja Nacional, destinada a paliar el paro forzoso, financiada a medias entre los empresarios y los trabajadores. La cobertura suponía un tercio del salario entre tres y seis meses.

En 1961 se aprobó la Ley 62/1961 de Seguro contra el desempleo. Daba una cobertura del 75% del salario como desempleo durante seis meses. Poco después se aprobó la Ley General de Seguridad Social.

La prestación por desempleo se modificó con la Ley 51/1980 Básica de Empleo. Constaba de un máximo de prestación de 18 meses, correspondientes a tres meses de derecho por cada año trabajado. El sistema de cobro descendía del 80 % sobre la media de bases de cotización de los últimos cuatro meses trabajados hasta un 60% a partir de los 12 meses. Fue en ese momento cuando se introdujo la prestación social del subsidio por desempleo que suponía un 75% del Salario Mínimo Interprofesional y la protección sanitaria. El Fondo Especial de Prestación al Desempleo financiaba el subsidio. Éste fondo tenía un 40% de aportación estatal y un 60 de las cotizaciones generadas por los trabajadores en las empresas.

La Ley 31/1984 amplió la cobertura del desempleo a 24 meses y se podría cobrar tres meses con seis meses trabajados.

En 1992, la Ley 22/1992 endureció los requisitos para acceder a la prestación por desempleo, exigiendo un año de mínimo de cotización para recibir 4 meses, redujo el importe al 70% de la base reguladora durante los seis meses iniciales y al 60% a partir del séptimo. Como continuación de esta Ley, en 1993 se aprueba la Ley 22/1993 que introdujo la tributación de la prestación por desempleo y el subsidio en el IRPF. Se estableció la obligación de que el pago de las prestaciones cotizara a la Seguridad Social, así como también la introducción de la caducidad de la prestación derivada de contratos posteriores a la ayuda.

Con la Ley 43/2006 se creó el subsidio de 400 euros para parados sin prestaciones.

 

 3.      VISIÓN TEÓRICA DE LA PRESTACIÓN POR DESEMPLEO.

a.      Justificaciones.

La prestación por desempleo tiene como objetivo mantener un cierto nivel de renta de aquel trabajador que ha perdido su empleo. De esta manera se mantiene en condiciones óptimas para la reincorporación al trabajo y también evita el peligro de la marginación social. Además, si caen drásticamente sus ingresos, éste deja de consumir y repercute negativamente en la economía general. Un ejemplo lo tenemos en el contexto actual, en el que el 37% de los parados (datos de febrero del 2013). Esto supone que más de dos millones de trabajadores no tienen ingresos y por tanto su consumo desciende drásticamente.

No obstante, el principal problema reside en que el tiempo de estancia sin empleo va aumentando. En mayo del 2013 el 56,3% de los parados llevaban más de un año en el paro frente al 21,2% del 2008. Esta tendencia hace que la reincorporación al mercado laboral sea más dificultosa para los trabajadores que más tiempo llevan parados y por tanto, se está convirtiendo en una gran masa de trabajadores que van destinados a la más absoluta miseria.

En cuanto al plano teórico, desde un punto de vista postkeynesiano se entiende que las prestaciones son el vértice del conjunto de estabilizadores automáticos para paliar los efectos de las recesiones económicas. Esto es, las prestaciones por desempleo y los subsidios compensan los desajustes económicos y sus efectos: despidos masivos, precariedad, alta tasa de paro, etc. Además, las prestaciones ayudan a recuperar la demanda interna, pues las familias que tienen una pérdida de ingresos dejan de consumir, lo cual conlleva pérdidas de puestos de trabajo que aumentan las consecuencias y la duración de la crisis estructural del sistema.

Dentro de la lucha de clases, las organizaciones sindicales obreras, tienen más fuerza si los trabajadores y trabajadoras tienen una seguridad básica y de esta manera, un respaldo económico que les capacita para poder rechazar empleos de pésimas condiciones o para tener menos miedo a perder el trabajo por organizarse dentro de la empresa. De esta manera, en las negociaciones la patronal pierde la fuerza.

Las prestaciones dan más seguridad a los trabajadores individualmente y mayor fuerza colectivamente (organizados en sindicatos). Así se puede proteger sus derechos adquiridos, y luchar por mejorarlos según sus intereses de clase, lo que puede llevar incluso a un aumento de salarios. Los trabajadores se sienten menos intimidados gracias al respaldo de una renta mínima que presiona al alza el salario mínimo.

Desde la perspectiva del mercado de trabajo se entiende que las prestaciones ayudan a “mejorar los procesos de ajuste en el mercado ya al facilitar que los requerimientos de cualificación de la oferta de trabajo encuentren a los empleados en las mejores condiciones” (Ruesga:234). Según este enfoque la búsqueda de empleo tendrá mayor éxito cuanto más larga sea ya que los trabajadores se encuentran en condiciones de poder rechazar trabajos de peor calidad o que no se adapten a sus necesidades. Así se evita la sobre-cualificación que existe hoy en día puesto que un trabajador cualificado puede rechazar aquel empleo que no se ajusta a sus conocimientos y de esta manera no se desperdician conocimientos y cualificaciones en el mercado.

También desde la perspectiva del mercado de trabajo se puede considerar que se facilita el reciclaje de la cualificación de los trabajadores, más teniendo en cuenta que vivimos en una época de grandes y rápidos cambios tecnológicos. Mediante las prestaciones la mano de obra se va adaptando a los cambios y favoreciendo la cualificación de la mano de obra y la economía en general. Por poner un ejemplo, un trabajador sin trabajo que cobra prestación está en buenas condiciones para aprovechar el tiempo que está parado para mejorar su formación y aumentar su cualificación. Así hay una doble mejora: mejores expectativas a nivel individual y una mayor aportación de la calidad de su mano de obra a la economía.

También supone un incentivo para alargar el tiempo en una empresa para acumular los días necesarios para obtener una prestación o para llegar a tener una mejor en los casos en que la cifra depende de las horas trabajadas.

“Las prestaciones por desempleo también podrían tener un efecto positivo sobre la productividad de una economía en el sentido de que segrega el mercado de trabajo hacia los empleados con mejor predisposición.” (Ruesga:234).

Las prestaciones afectan más a los trabajadores peor cualificados, lo cual incrementa la productividad ya que asegura que los más preparados están en el mercado de trabajo. Esto incentiva a aquellos trabajadores menos formados a mejorar sus conocimientos para encontrar un trabajo que además irá aumentando en calidad a medida que avance formativamente.

 b.      Críticas.

La principal crítica a las prestaciones por desempleo y los subsidios indica que los beneficios de las protecciones funcionan en épocas de alto crecimiento económico con una tasa de paro baja. En cambio, no funcionan cuando hay crisis económica y altos índices de paro.

Uno de los problemas es la financiación de los sistemas de financiación por desempleo en de épocas de crisis económica. Si aumenta el número de trabajadores que perciben la prestación, es necesario a su vez que aumente el número de asalariados que financien el sistema de prestaciones. Entonces es necesario que se creen más puestos de trabajo y por tanto, invertir en políticas activas de empleo. Con el aumento del trabajo temporal y de duración determinada, ha aumentado el número de períodos de desempleo de los trabajadores y los gastos en política pasiva de empleo. Por ello, es necesario, que las políticas de protección por desempleo no se vean como la única solución al problema, sino parte de ella. Deben ir acompañadas de políticas activas para la creación de puestos de trabajo. Es necesario en el contexto actual español, un cambio de modelo productivo a la vez que se mejoren las prestaciones de desempleo y los subsidios.

Desde un punto de vista neoliberal, se argumenta que las prestaciones por desempleo suponen un obstáculo al libre funcionamiento de los mercados de trabajo. Según este enfoque, los desempleados tienen a permanecer más tiempo fuera del mercado de trabajo utilizando la prestación y por tanto el mercado no encuentra la mano de obra necesaria pues no tiene libertad de elegir entre miles de parados con la necesidad de coger el primer trabajo que le ofrezcan por muy malas condiciones que tenga.

Se trata de una contraposición entre modelos. Por un lado, la protección favorece la seguridad de los trabajadores y un debilitamiento del capital, y por otro una inseguridad y desprotección de los trabajadores que quedan al servicio del mercado de manera que éste funciona con total libertad. El primer modelo tiene tendencia a la mejora de las condiciones de la clase trabajadora mientras que el segundo a su empeoramiento a favor de la clase capitalista.

Johnson y Layard indican que los mercados menos protectores como estadounidense o el japonés tienen menores tasas de paro y consideran que las prestaciones son el único factor exógeno que influye en el paro en aquellos países más protectores como los de la Unión Europea.

No se puede negar que las prestaciones alargan la permanencia en el desempleo pero la pregunta han de ser la siguiente: ¿A quién beneficia? – Por supuesto que es una cuestión de clase y cada parte implicada responderá según sus intereses. Por un lado beneficia a los trabajadores que cobran en seguridad y protección. Por otro, la clase capitalista que necesita un “ejército industrial de reserva” (Marx) en las condiciones mínimas para poder trabajar.

Se argumenta en contra de las prestaciones que a mayor pago por prestación, mayor tasa de desempleo. Según Layard, Nickel y Jackman (1991) el subsidio de desempleo supone entre un 20 y 90 % del salario bruto dependiendo del contexto (país, mercado y duración del desempleo).

La garantía de un ingreso mínimo constante supone menos incentivos para aceptar empleos por debajo de la prestación, unos empleos que la economía necesita. La aceptación o el rechazo de un trabajo también puede depender del uso que el trabajador considere. Por ejemplo, si un trabajador cobra 400 euros y puede vivir y tener un determinado ocio, puede que rechace un trabajo por 600 euros por 12 horas al día que le impide tener apenas unas horas de ocio. Aquí lo que existe en realidad es una contradicción capital-trabajo ya que en la empresa, la plusvalía se genera una vez trabajadas las horas necesarias para cubrir las necesidades básicas para que el trabajador vuelva al día siguiente a su trabajo. Por ello, reducir su jornada implica reducir la plusvalía que genera en las siguientes horas. A más horas, más beneficios para el empresario y por tanto, el ocio y la conciliación de la vida laboral y familiar es cada vez más difícil. Esto es lo que genera que en ocasiones compense más a un trabajador seguir con la prestación un tiempo que aceptar un trabajo mal pagado, de muchas horas y que le impida desarrollar su vida en sociedad e incluso seguir formándose.

Según Katz y Meyer (1990), a medida que se va agotando la prestación, aumenta la incorporación al mercado laboral. Algunos como Carling, Holmlund y Vejsiu (1999) indican que mayor nivel de prestación (sustitución de rentas obtenidas en el trabajo), menores son los incentivos para que los desempleados encuentren trabajo.

Desde la perspectiva neoclásica, las prestaciones conducen a aumentar salarios por la capacidad de las organizaciones obreras a la hora de negociar. Al aumentar salarios, las empresas no pueden soportar, según esta teoría, y acaban despidiendo a más trabajadores y por tanto, aumentando la tasa de paro. De esta concepción neoclásica, Lazear (1976) mantiene que los desempleados no mejoran sus conocimientos útiles y el stock de conocimientos existentes en un mercado de trabajo se deprecia  más rápidamente en períodos prolongados que genera la protección de desempleo y esto conlleva a una pérdida de formación en el mismo puesto de trabajo.

Otra crítica a las protecciones por desempleo es la gran carga para el Estado y la correspondiente extracción de recursos del sector privado, un sector que según los críticos supera en eficiencia al sector público, más ineficiente pues atrae más desempleados al sistema. Aquí hay otro componente olvidado por los críticos pues consideran que la carga para el Estado es a expensas de sacar recursos del sector privado, ignorando (o haciendo ignorar) que toda riqueza es producto del trabajo de la mano de obra, a quienes más recursos se les extrae.

Según Atkins y Mickelweight (1991), en los países con más protección hay tasas de desempleo más altas. El desempleo afecta más a los desempleados menos cualificados y de menor productividad. Eso no se cumplió en Europa occidental durante los años setenta y ochenta cuando aumento el desempleo a pesar de no mejorar las prestaciones. También perduraron bajas tasas de desempleo en épocas anteriores en las que las protecciones eran bastante altas.

 c.       Respuesta a las críticas

Las prestaciones no son un subsidio al ocio ya que el trabajo no es sólo una fuente de ingresos. Va unido a la vida social del hombre.

Otros autores señalan los abundantes casos en los que la prestación cumple una función de cubrir el paro estacional en la misma empresa. Esto sería un contrato implícito: se suple la falta de trabajo en la misma empresa durante un periodo de tiempo determinado con las prestaciones, quedando claro entre empresario y trabajador que seguirá en la empresa cuando vuelva a haber trabajo. En este caso no sería una subvención al ocio como indican los críticos sino una subvención virtual a los empresarios, sobretodo en sectores de alta temporalidad y de poca tecnología, lo cual indica que esta distribución de los recursos frena el avance tecnológico. Según Feldstein (1978) los contratos implícitos podrían suponer hasta el 50% de los despidos temporales en Estados Unidos.

Sobre la diferencia usual entre las tasas de desempleo estadounidenses y europeas y la relación con la protección al desempleo, los defensores de las prestaciones  niegan que las prestaciones influyan sobre el número de ocupados. Entienden que sí ejerce una influencia sobre el stock de inactivos.

También se asegura que la existencia de controles para la percepción del subsidio cuando no se acepta un trabajo.

 

4.      CARACTERÍSTICAS.

La diferencia entre el salario social o renta mínima con las prestaciones por desempleo o subsidio reside en que en que para obtener el salario social no se necesita una relación con un trabajo anterior. Por ello, es un organismo dependiente del ministerio que gestiona el mercado de trabajo quién se encarga de las prestaciones por desempleo, mientras que el salario social depende del ministerio que tiene en sus competencias la lucha contra la exclusión social. Ambas tienen como finalidad proteger a las capas más bajas de la sociedad.

La protección por desempleo está dividida en contributivos y asistenciales. Los primeros  están muy relacionados con el trabajo anterior mientras que los segundos, que no pueden tener esa relación de los primeros, tienen una protección similar a la protección social.

Según Bailey (1978) y Fleming (1978), “los ámbitos contributivos de las prestaciones por desempleo responden a la lógica de un seguro”. Es decir, el trabajador paga durante su vida laboral una parte de su salario que va percibiendo cuando se encuentra sin trabajo. Por ello, tiene equivalencia su prestación con su trabajo anterior (duración, salario, cotización, etc). Será más larga y alta una prestación cuanto más tiempo trabajado y mayor sea la cotización.

Aun así, las prestaciones por desempleo se diferencian de un seguro en que no existe correlación entre el riesgo de desempleo y el pago periódico. Además existen topes de prestación (tiempo y cantidad) que evitan que se pueda considerar un tope como tal.

Tampoco existe una provisión individual de lo invertido por cada trabajador. Es decir, no se guarda el dinero invertido de cada trabajador sino que el dinero que se invierte (contribución) de un trabajador activo va destinado a las prestaciones.

En cuanto al ámbito asistencial se trata del segundo tramo de protección, más parecido a un subsidio gracias a una transferencia de los trabajadores en activo a los desempleados que a un seguro.

Normalmente, se exige haber trabajado anteriormente, aunque no se cumpla los requisitos para la prestación contributiva, lo cual diferencia el subsidio de la renta básica garantizada. Los subsidios están más relacionados con las características personales que con el trabajo anterior.

Para acceder a las prestaciones existen dos requisitos en todos los países que los diferencian de otros programas sociales.

A continuación cito y comento tres párrafos del manual de Santos M. Ruesga, Ed. Pirámide:

1.      “El más obvio es que los perceptores no deben tener un empleo. No han sido pocos los autores que han señalado que esta obligación incita a la participación en la economía sumergida, puesto que un perceptor del subsidio por desempleo puede racionalmente escoger trabajar en la economía sumergida como vía para complementar los ingresos.”

Aquí considero oportuno señalar que ni la economía sumergida surge por esto ni se debe olvidar que existe porque se permite que exista. Un trabajador que cobra un subsidio y a su vez trabaja en la economía sumergida, está trabajando sin unas condiciones adecuadas aunque compagine sus beneficios con el subsidio.

2.      “Aparte de no tener un empleo, la mayor parte de los países exigen que esta situación de desempleo tenga un origen involuntario, es decir, que el trabajador haya sido despedido o se le haya acabado el contrato. El abandono voluntario del puesto de trabajo, por el contrario, no cualifica para la percepción de las prestaciones por desempleo, dado que rompería con la idea de justicia social que implica el programa en el sentido de que es una ayuda a quienes no tienen posibilidad de encontrar otras rentas.”

En este punto, creo conveniente que se deberían revisar las condiciones de renuncia voluntaria a un contrato. Casos de mobbing, de precariedad laboral o de impagos de la empresa deberían tener acceso a la protección.

3.      “En todos los países para recibir las prestaciones por desempleo es necesario que se tenga la voluntad expresa de trabajar en caso de que exista la oportunidad para incorporarse a un empleo. Este aspecto lleva implícitas algunas de las ideas que le son propias a las prestaciones por desempleo: que la situación de desempleo es un asunto temporal que se revertirá en el futuro y que la ayuda se presta para mejorar las oportunidades de reengancharse al ámbito del empleo. Para evitar el fraude en ambos requerimientos, los organismos gestores de las prestaciones suelen unir una serie de mecanismos de control. El principal de estos mecanismos suele ser la obligatoriedad de aceptar las ofertas de empleo que se les hagan llegar por la vía de los servicios públicos o privados de empleo. “

Este requerimiento choca con la idea de que las prestaciones sirven de mecanismo de defensa de los trabajadores para poder rechazar empleos de mala calidad. Aunque se asegure que sirve para evitar que se subvencione el ocio, hay que analizarlo como un arma para evitar que la clase trabajadora se defienda y esté obligada a aceptar trabajos que no se adaptan a sus intereses y que finalmente conllevan a una bajada de salarios.

Como indica el título de este trabajo, el subsidio por desempleo sirve de instrumento económico que a su vez permite evitar trabajos precarios o capacitar a las organizaciones sindicales para negociar al alza o como mínimo no perder en la mesa de negociación. Si un sindicato se sienta a negociar con la patronal un convenio y los subsidios son altos, la organización obrera tiene detrás a unos trabajadores protegidos y seguros de no caer en la exclusión gracias a las prestaciones. Unos trabajadores con menos miedo a perder un trabajo y con unas condiciones mínimas que dan fuerza al sindicato que puede romper el típico argumento de la patronal “o salarios bajos o paro”.

Por ello, el subsidio de desempleo es un derecho y debe ser utilizado como un instrumento económico.

 

5.      LA INTENSIDAD DE LA POLÍTICA DE PROTECCIÓN AL DESEMPLEO.

Se utilizan dos medidas para calcular la magnitud y la eficacia de la política de protección al desempleo. La primera de ellas es la vertical que mide la cobertura de la protección, mientras que la segunda es la horizontal, que mide la intensidad (en qué medida están protegidos los desempleados).

 

Pasamos ahora a analizar cómo se mide la cobertura de la protección. Para ello es necesario dividir el número de desempleados que reciben protección por el número total de desempleados (tengan prestación o no). Si hay un menor número de parados fuera del sistema de protección, existe una mayor tasa de cobertura. España se encuentra entre los países con menos capacidad para abarcar al máximo número. “La intensidad de los programas de protección a los desempleados se gradúa conforme a la tasa de sustitución. Ésta se obtiene de la división entre las rentas que se perciben del sistema de protección al desempleo entre el salario previo a que sucede la eventualidad del desempleo.” (Ruesga: 246). Si la tasa es del 50 % quiere decir que el trabajador percibe la mitad de lo que ganaba trabajando mientras que un 100% significa que recibe el mismo importe.

Mediante la tasa de sustitución podemos establecer si descienden mucho o poco sus ingresos al perder su trabajo. También hay que tener en cuenta que a medida que pasan los meses la prestación se va reduciendo por lo que la tasa de sustitución irá disminuyendo. Así se mantiene la idea de recibir una cantidad acorde a lo pagado (similar al seguro) desincentivando la permanencia y utilizando una variable de justicia social, pues los trabajadores con más salario tienen una tasa de sustitución más baja que los trabajadores con menor salario.

 

6.       DESIGUALDADES DE RENTA Y POLÍTICAS DE REDISTRIBUCIÓN.

Como he mencionado anteriormente, las protecciones a los trabajadores que han perdido su empleo tienen como objetivo evitar que estos tengan un descenso brusco de ingresos que pueda llevarle a la pobreza. Pero para ello deberemos entender qué entendemos por pobreza en términos económicos. La pobreza se mide como un nivel respecto a la renta media de cada país. En la Unión Europea se utiliza el 60 % de la media de distribución de ingresos por hogar. La tasa de pobreza es el porcentaje de población por debajo de ese umbral.

En España disminuyó la desigualdad en la distribución de la renta durante los años ochenta. En cambio del año 2005 al 2009 aumentó la diferencia relativa entre los más ricos y los más pobres aunque la tasa de pobreza disminuyó.

El grado de desigualdad en España es superior al de los países nórdicos e inferior a los anglosajones.

Según Juan Ignacio Palacio en “En general, se constata que las desigualdades tienen causas profundas cuyos efectos se palian por las políticas redistributivas, pero no se corrigen”. También afirma que el Estado con su acción redistributiva con el gasto social y la política fiscal pueden mitigar las diferencias pero no eliminarlas. Señala finalmente que con el incremento del paro, se han disparado las prestaciones sociales y se ha reducido el peso de las contribuciones a la hacienda pública y a la seguridad social. Por ello, considera que esta mayor redistribución de la renta está conteniendo la tasa de pobreza pero no evitar la diferencia entre los extremos de la renta.

 

7.      LA PROTECCIÓN POR DESEMPLEO EN ESPAÑA.

La primera legislación que pretendía cubrir el desempleo en España, tuvo lugar durante la Segunda República, aunque la Guerra Civil evitó su puesta en práctica. En 1961 con la Ley Básica de Empleo se creó el sistema público de protección al desempleo. En los años ochenta tuvo sus años de expansión mientras que en los noventa se redujo por las presiones financieras, endureciendo los requisitos para el acceso a las prestaciones y reduciendo el grado de protección.

El sistema está formado por una vertiente asistencial (seguro de desempleo) y otra contributiva de las prestaciones por desempleo (subsidio por desempleo). El Instituto Nacional de Empleo es el organismo encargado de gestionar todo el sistema de protección al desempleo y por tanto, las contribuciones de los asalariados y de los empresarios.

La duración de las prestaciones es de dos años para lo cual es necesario haber cotizado tres o más años mientras que el periodo mínimo de estancia es de cuatro meses por doce o más meses. La prestación es de un 70 % de la base reguladora del trabajo anterior. A partir del séptimo mes se cobra un 60%. Existe un tope de máximos y mínimos según las características de cada perceptor.

El sistema asistencial de protección por desempleo se divide en el ámbito general y el específico. Para acceder al sistema general es necesario haber acabado la protección contributiva o cuando el trabajador no ha llegado a los meses necesarios para la prestación contributiva. El segundo está destinado solamente a los trabajadores eventuales agrícolas de Extremadura y Andalucía con el objetivo de paliar la extrema precariedad de los jornaleros temporeros.

El sistema tiene controles para garantizar el interés de reincorporarse a un nuevo trabajo. Por ejemplo, existe un mecanismo que puede quitar la prestación por no aceptar un empleo del propio sistema.

Existen trabas que impiden conocer el cálculo de la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo: en el INE están las misiones de gestionar las prestaciones, servir de intermediario entre oferta y demanda y medir el número de desempleados. Para poder calcularlo mejor se han creado tres tipos de estimaciones:

  1. Tasa de cobertura bruta de las prestaciones por desempleo. El total de trabajadores que perciben prestaciones incluyendo a los perceptores del subsidio por desempleo para trabajadores eventuales agrarios de Andalucía y Extremadura, divididos por los parados registrados.
  2. Tasa de cobertura neta de las prestaciones por desempleo. Igual que la anterior pero sin contar a los trabajadores eventuales agrarios de Andalucía y Extremadura.
  3. Tasa de cobertura EPA de las prestaciones por desempleo. Total de trabajadores que reciben prestaciones dividido por el total de desempleados que han trabajado anteriormente.

La primera de ellas, la tasa de cobertura bruta ha sido siempre inferior a la tasa neta aunque siempre manteniendo una tendencia similar. A partir de 1988 comenzaron a crecer hasta alcanzar su máxima cota en 1993, que no se estabilizó hasta 1995, producto del endurecimiento de las condiciones para recibir prestación y la reducción de cantidades y tiempo de permanencia.

Finalmente, cabe decir que con los datos de la EPA se puede asegurar que una parte de los perceptores están clasificados como inactivos mientras que incluso hasta un 30 por cien de los perceptores han incumplido la condición de no estar trabajando. Ambos datos señalan que existen fraudes que habrá que resolver.

Gasto público en protección social. España y otros países europeos.

En el 1998 el gasto en prestaciones sociales públicas en España significaron un 12’5%, por debajo de la media de la Unión Europea de los 27 que alcanzaba un 16’1% o de Alemania con un 18,6% aunque por encima de Reino Unido con un 13’4% o Islandia con un 5’8 %. Esta cifra fue disminuyendo durante los años anteriores a la crisis económica prácticamente en todos los países de la UE. Desde el 2008 al 2009, con tan sólo un año, el gasto en prestaciones aumentó en casi dos puntos sobre el PIB en España (del 12’4 % al 14’6), UE-27 (15’4 % al 17’1), Alemania (16’9 % al 18’4) o Reino Unido (del 13’1 % al 15’1). Esto es debido al aumento del paro principalmente, que ha conseguido un cambio de tendencia que venía desde los años noventa hasta el inicio de la crisis.

En cuanto al porcentaje del gasto total en protección social sobre el PIB entre los años 1995 y 2006, España ha pasado de un 14’7% a un 12,8, casi dos puntos menos. Por su parte la Unión Europea de los 15 ha descendido su porcentaje en un 1’4 % desde un 19`9 a un 18’5. Alemania en cambio ha pasado de un 20’8 a un 21’2 lo que representa un aumento de 4 décimas. Esto se traduce en que España llegó al 2007 con una diferencia de porcentaje del PIB destinado a gasto social en protección social respecto a la Unión Europea de un 5’7% inferior.

 

8.      LA DEFENSA DEL SALARIO MÍNIMO Y DEL SUBSIDIO POR DESEMPLEO.

Exigencias “externas”

Actualmente, la troika (BCE, FMI y la Comisión Europea) exigen a los gobiernos ajustes para controlar la deuda. Suelen dar a elegir a los gobiernos entre ayuda económica con intereses altos, o más bajos siempre que hagan cambios estructurales tales como la reducción del salario mínimo en un euro por hora trabajada.

Aunque esto ocurre con los países con mayor deuda, también afecta a otros como Alemania que no tiene salario mínimo. Por lo tanto se trata de abaratar la mano de obra y un empobrecimiento de la clase trabajadora.

El porcentaje de salarios con valor añadido ha bajado del 75 por cien al 56 %, mientras que la proporción para el capital ha aumentado.

Los salarios han caído por detrás del crecimiento global de la riqueza mientras que la garantía de crédito disponible a gran escala “para financiar los efectos negativos del estancamiento salarial sobre la fluctuación de la demanda de consumo.”(Stephen Bouquin).

El FMI y la Comisión europea amenazan los pilares de la “ciudadanía social” que son la seguridad social, la regulación del horario de trabajo, el derecho a las bajas retribuidas y las prestaciones por desempleo. Son los derechos y estándares sociales lo que asegura que los ciudadanos no caigan en la pobreza. Sin este “suelo social” millones de trabajadores irían directos a la miseria. Además, cuanta más gente hay en el mercado de trabajo, más competición por trabajar y más facilidad para rebajar los salarios.

Lo cierto es que en nuestro país se justifican muchas políticas regresivas para la clase trabajadora por exigencias “externas” (Comisión Europea, FMI, etc), como si no hubiese otro remedio y como si no estuviesen de acuerdo en aplicar dichas políticas acordes a su ideología.

Pero hoy en día con la crisis económica, pocos se atreven a pedir la eliminación de los subsidios y prestaciones ya que de hacerlo, saben que podría desencadenar un gran estallido social. Aun así, se van reduciendo las ayudas y endureciendo el acceso a estas. Aunque todas las ayudas son contraproducentes para el sistema capitalista, en este momento están sirviéndole de freno ante un gran conflicto social. Por ello, aunque la política económica del gobierno actual tenga una ideología neoliberal, no puede posicionarse tan claramente como los gobiernos de Thatcher y Reagan. El lenguaje es muy importante en la sociedad actual. De hacerlo tan explícitamente como los neoliberales de los años ochenta, podrían llegar a perder el poder económico pues no sólo llamarían perdedores a los casi seis millones de parados, sino también a todas sus familias. La cifra es demasiado alta para ello. No obstante, como bien dice el Informe de febrero del 2012 de la Fundación 1º de Mayo, en la Ley 35/2012 del 17 de septiembre se “responsabiliza a las normas protectoras del trabajo de la mayor intensidad del desempleo en España, reproduciendo así las tesis de diferentes organismos e instituciones internacionales –como la Comisión Europea- que reiteradamente promueven una reducción en las garantías de trabajo para favorecer unas transiciones laborales sostenidas por políticas activas y pasivas de empleo.” Unas políticas basadas en “medidas que inciden en materias como la contratación temporal, la flexibilización de las causas del despido o la flexibilidad interna”.

Necesidad de un salario mínimo y un subsidio por desempleo como instrumento económico.

Es necesario defender un salario mínimo que además de cubrir las necesidades básicas de los más desfavorecidos, ayude a invertir la tendencia de los salarios para al menos frenar su caída. Para ello es necesario redefinir los salarios si no queremos que desde un enfoque liberal, sean la oferta y la demanda las que determinen el coste del trabajo y cada vez bajen más los salarios. Será necesario definir el salario como una escala negociada basada en la educación y la experiencia, añadiendo al salario directo un “salario social” con pensiones y derechos (ingreso substitutorio por enfermedad, invalidez o desempleo), y ligando los salarios a la evolución del PIB y los precios.

Con este salario mínimo como base se puede hacer frente a la concepción liberal del mercado. La Fundación Robert Schuman defiende un salario mínimo europeo del 60% del ingreso mediano que coincide con la línea de la pobreza, aunque debería estar por encima. Este salario social tendrá su mayor efecto en los países del Este, ya que conllevarían a una armonización entre países y a la pérdida de un argumento para seguir bajando salarios.

A partir de un salario mínimo y un aumento de la protección del subsidio por desempleo, llegando finalmente a un aumento de salarios. Para ello también es necesario reforzar las dificultades para despedir, esto es, aumentar la rigidez del despido. De esta forma, con las garantías de un subsidio por desempleo y una mayor dificultad para ser despedidos, el poder de negociación sindical podría garantizar como mínimo la defensa de los derechos sociales y laborales que quedan. Incluso cambiar la tendencia y llegar a recuperar aquellos perdidos durante los últimos años.

Aunque se considera que en España el despido es de los más rígidos de la Unión Europea, es gracias a un análisis numérico sin una comparación más elaborada. Esta afirmación de que en España es mucho más difícil para las empresas despedir trabajadores, sirve de justificación para eliminar el obstáculo de la rigidez, argumentando que las empresas necesitan mecanismos de extinción, rebaja de costes y supresión de la intervención de la Administración en los despidos colectivos. Esto es, dejar vía libre a las empresas para despedir dejando a los trabajadores desprotegidos, ya que según esta visión, gracias a estas medidas las empresas pierden el miedo a contratar pues tienen facilidades para despedir cuando la empresa lo necesite. Se trata de ampliar las causas de despido y de abaratarlo.

 

Como bien dice el Informe de marzo de la Fundación 1º de mayo del 2012:

Esto nos lleva a que el sistema del Derecho del Trabajo, el sistema de garantías sobre el empleo, sea el culpable de los procesos de destrucción de empleo y de la crisis del mercado de trabajo. Es decir, hay una culpabilización del sistema de garantías que se mide en función de los procesos de creación o destrucción de empleo que se den en la economía y, por tanto, se crea una directa relación, no entre otras causas que crean esa alteración del empleo, sino fundamentalmente entre garantías y rigidez del mercado y políticas efectivas de empleo”.

Con esta vuelta al lenguaje poco a poco se va desplazando la culpa de la situación desde los verdaderos culpables hasta las víctimas. Estos mensajes se dirigen hacia la culpabilidad de los trabajadores y de todos los mecanismos que le sirven de protección de sus intereses. Tienen un trasfondo ideológico similar al discurso neoliberal de las dos naciones. Podríamos decir que es un paso previo.

El Informe responde a este argumento de la siguiente manera:

“Sin embargo, tales planteamientos son completamente inconsistentes. Una teoría ampliamente consensuada del mercado de trabajo destaca que la estabilidad en el empleo fomenta la confianza y la motivación de los trabajadores y, de esta manera, se promueve en paralelo la productividad de la empresa. Igualmente distintos análisis internacionales comparados demuestran que no existe ninguna relación clara entre el nivel de protección contra el despido y la situación del mercado de trabajo”.

 

9.   CONCLUSIONES. EN DEFENSA DEL SUBSIDIO DE DESEMPLEO COMO DERECHO Y COMO INSTRUMENTO ECONÓMICO DE LA CLASE OBRERA.

“Normalmente la pobreza se estudia como un fenómeno exógeno, independiente del funcionamiento normal del capitalismo. Se suele presentar como el resultado de un fallo de gestión, algo que está ahí y sobre lo que nos podemos preguntar cómo es y cómo hacerlo desaparecer, pero no por qué existe, y sobre todo, por qué se constituye en un rasgo típico del capitalismo. Son análisis meramente descriptivos, que a veces incluyen preceptos normativos para reducir la pobreza, pero que no transcienden, en el mejor de los casos, el ámbito de la distribución”. (Ajuste neoliberal y pobreza salarial: los “working poor” en la UniónEuropea).

Para iniciar esta breve conclusión sobre la necesidad de un subsidio por desempleo como instrumento de clase creo conveniente lanzar una pregunta: ¿cómo se puede considerar la pobreza algo ajeno al sistema capitalista, un sistema basado en el robo del trabajo ajeno y la acumulación de la riqueza generada?

-Continuamente observamos en los medios de comunicación (suyos) como utilizan el lenguaje de manera que la culpa de la situación actual que padecen los trabajadores y las trabajadoras va acercándose sigilosamente hacía las mismas víctimas del sistema. Es como si nos informaran de un asesinato en el que la culpa va pasando de la bala hasta la víctima porque no debería estar en ese momento ni ese lugar. No hablan del culpable. Como bien dice el texto anterior “nos podemos preguntar cómo es y cómo hacerlo desaparecer, pero no por qué existe”.

Esto responde al interés para que la clase obrera ignore el sistema capitalista y la lucha de clases, aunque exista. Como afirmó el multimillonario estadounidense Warren Buffett: “por supuesto que hay lucha de clases y los ricos estamos ganando”.

Para entender la ofensiva contra el trabajo que estamos padeciendo tenemos que analizarla desde una perspectiva de clase dentro de la contradicción capital-trabajo y su correspondiente lucha de clases.

El historiador Eric Hobsbawm denominó “el siglo corto” al siglo XX en referencia a que dicho siglo se resume a un período de 77 años (desde la Primera Guerra Mundial hasta el fin de la Unión Soviética). Si vamos a lo esencial de este siglo, tenemos dos guerras mundiales, el surgimiento de una potencia mundial con economía socialista y toda su influencia en el mundo, y una Guerra fría en la que durante décadas el capitalismo se vio obligado a hacer concesiones (keynesianismo y socialdemocracia) y finalmente una ofensiva neoliberal desde los años setenta hasta el fin de la URSS.

Si tenemos en cuenta, que a pesar de sus errores, la URSS supuso un contrapeso a nivel mundial durante prácticamente medio siglo, entendemos que desde su caída el capitalismo se ha encontrado libre. Pero el “fin de la historia” que expuso Francis Fukuyama en 1992 parece estar bastante lejos de hacerse realidad. La contradicción capital –trabajo se acentúa y hoy, pasados más de veinte años del desplome soviético, la clase obrera está perdiendo, desamparada y desorganizada, todos los derechos conseguidos durante décadas.

Por ello, es necesario recuperar los instrumentos y mecanismos de clase para como mínimo, evitar que la miseria se convierta en nuestra forma de vida. Mecanismos como el subsidio por desempleo son necesarios para que los sindicatos obreros cobren fuerza a la hora de negociar. Pero tampoco servirían de nada hasta que estas organizaciones estén formadas por millones de trabajadores organizados y además tengan una fuerza política propia. Un instrumento que refuerce el poder sindical para las negociaciones puede convertirse en la base para que a corto plazo se eviten los peores dramas sociales como el hambre infantil o los desahucios, sin descuidar que hay que perseguir objetivos a medio y largo plazo ya que la  ofensiva neoliberal está ahí presente, y cada vez más fuerte. Y aunque el lenguaje oculte gran parte de su ideología hay que descifrarla y reconocer que la clase obrera en su totalidad somos los perdedores en este sistema, pero los ganadores del siguiente.

10.      BIBLIOGRAFÍA.

1.       Libros.

  • Economía del trabajo y política laboral. Santos M. Ruesga. Pirámide, Madrid 2002.
  • La doctrina del Shock. Naomi Klein. Paidos Ibérica. 2007.
  • Lecciones de economía española. Delgado y Myro. Cívitas 2011 (1993). Capítulo 16 “Distribución funcional y personal de la renta” de Juan Ignacio Palacio.
  • Transform Octubre 2012. Revista europea de pensamiento crítico y diálogo político.
  • Frente al capital impaciente. Bruno Estrada y otros autores. Capítulo “¿Cuál es el papel y el carácter del sector público en España? De Daniel Albarracín. Fundación 1º de Mayo. Madrid 2011.
  • Informe de febrero del 2012 de la Fundación 1º de mayo. “52 reformas desde la aprobación del Estatuto de los trabajadores en 1980”.
  • Informe de mayo del 2012 de la Fundación 1º de mayo. El modelo de despido en la Unión Europea.
  • Ajuste neoliberal y pobreza salarial: los “working por” en la Unión Europea. B. Medialdea y N. Álvarez. Viento Sur nº 82/septiembre 2005.

2.      Webs.

El Gasto en Políticas de Empleo. José Ignacio Pérez Infante

Desocupación y resistencia obrera en la URSS. Rolando Astarita.

Constitución soviética de 1936

La historia de la prestación por desempleo en España, altibajos, mejoras y recortes

Comprender los lazos históricos y políticos del Neoliberalismo con la Globalización. Sandro Cruz

Thacther y el neoliberalismo cultural. Isidro López

M. Marco Arnal, Fundación UNED 2012-13

mmarco113@alumno.uned.es

En el adiós a Mandela. Hipocresía y decadencia de una civilización

Cuando vi a dirigentes del PSOE con el puño en alto cantando `La Internacional´ poco después de hacer otra reforma laboral contra la clase obrera, pensaba que ya lo había visto todo.

Pues no. Ayer mismo en el funeral de Nelson Mandela, Barack Obama también levantó el puño. Pero más allá de los símbolos, el presidente de los USA dijo que “hay líderes que alaban a Mandela pero no toleran la disidencia”. Hacía tiempo que no veía a un presidente hacer una autocrítica así de contundente.

Por su parte, algunos voceros condenaban la presencia de Raúl Castro en el funeral ignorando la gran relación de Mandela con Cuba. Vamos a recordar unas palabras de Madiba en referencia a Cuba:

mandela fidel“¿Qué otro país puede mostrar una historia de mayor desinterés que la que ha exhibido Cuba en sus relaciones con África? ¿Cuántos países del mundo se benefician de la obra de los trabajadores de la salud y los educadores cubanos? ¿Cuántos de ellos se encuentran en África? ¿Dónde está el país que haya solicitado la ayuda de Cuba y que le haya sido negada?¿Cuántos países amenazados por el imperialismo o que luchan por su liberación nacional han podido contar con el apoyo de Cuba? Yo me encontraba en prisión cuando por primera vez me enteré de la ayuda masiva que las fuerzas internacionalistas cubanas le estaban dando al pueblo de Angola, en una escala tal que nos era difícil creerlo”.

El caso es que esta gente que ahora alaba a Madiba antes lo perseguía. De hecho, muchos líderes españoles le han rendido homenaje mientras instalan cuchillas en la valla de Melilla, mantienen los CIEs, criminalizan a los inmigrantes o reducen la ayuda al Tercer Mundo. Son los mismos que dicen defender los Derechos Humanos mientras masacran pueblos con la OTAN (“de entrada, no”). Esos “demócratas de toda la vida” que nos llaman terroristas mientras ellos siguen sin condenar el Franquismo. Los mismos que impiden sistemáticamente que miles de familiares encuentren los restos de los suyos enterrados en cunetas y fosas comunes. Los responsables de que España sea el segundo país del mundo con mayor número de personas víctimas de desapariciones forzadas cuyos restos no han sido recuperados ni identificados.

Hoy, después de perseguirlo y criminalizarlo durante años, intentan convertir a Mandela en un símbolo (suyo) vaciándolo ideológicamente y tergiversando su lucha. Un caso similar a los hipócritas que llevan camisetas de Ernesto Guevara mientras atacan a Cuba y defienden al imperialismo. Para más inri, un panfleto del Reino de España se atreve a decir que “Mandela creció comunista y murió demócrata”. Lo dicen aquellos que crecieron fascistas y morirán siendo fascistas.

Finalmente, si hay algo que resume tanta hipocresía y decadencia de una civilización, son las palabras de Mariano Rajoy en referencia al funeral: “he visto algunas imágenes de televisión aquí en el hotel, y realmente es impresionante. Este estadio de fútbol en el que se va a despedir a Mandela pues es el estadio donde España además se proclamó campeón del mundo en su día frente a Holanda de fútbol, ¿no? Con lo cual pues es realmente un momento muy bonito y muy emocionante, y es uno de los lugares más emblemáticos por estas razones de Sudáfrica y lo será más en el futuro después del acto de hoy.“

Gracias Madiba, SIT TIBI TERRA LEVImandela

Un xiquet que va poder veure la TV en la seua llengua

gokuAcabava de complir els 6 anys. Assegut a terra jugant amb uns Clicks vaig observar com a la TV apareixien uns dibuixos animats que em sorprengueren. Per primera vegada en ma vida vaig poder veure i escoltar uns dibuixos en la meua llengua. Era Bola de Drac.

Teníem un canal de televisió valencià, la llengua que parlàvem a casa i al carrer. Vaig esperar com dic, sis anys per poder veure la televisió en la meua llengua, així que imagine l’impacte que suposaria per als majors de la casa.

Recorde molt aquelles vesprades assegut al sofà junt als meus iaios veient el Show de Joan Monleón i aquella cançoneta de “a guanyar diners, on estan? on estan? a guanyar diners”. Avui li diria a l’entranyable showman que ja sé on estan els diners, i també que els qui els tenen no els han guanyat, sinó robat.

En aquells anys la meua família veia les notícies dels quals em venen a la memòria presentadors com Xelo Miralles o Salvador Caudeli. Com és normal, als sis anys no podia saber si es manipulaven les notícies. Sóc dels qui pensen que tota informació té sempre un grau de manipulació i uns interessos de classe darrere.

Han passat els anys i puc assegurar que he gaudit d’alguns bons programes de Canal 9 i que com a aficionat del València C.F. he vibrat amb els gols radiats per Josep Rovira a Radio 9. Però sobretot m’he sentit decebut amb el que progressivament ha arribat a ser RTVV: un mitjà públic com a instrument de propaganda descarada del partit governant. He sentit autèntica vergonya durant anys de la Televisió i la Ràdio dels valencians. Però mai he deixat de considerar-la com el que és, PÚBLICA.
També m’agradaria recordar quan molts dels tertulians acusaven a altres països de ser dictadures per tancar televisions. Eixos tertulians que guanyaven 800 € per tertúlia, arribant a 1.500 € comptant l’hotel i el restaurant de luxe. Molts d’aquests són els que des d’altres mitjans diuen que RTVV és insostenible i justifiquen el tancament. Miserables.

Aquests dies, un amic em deia que els treballadors han callat durant els anys de manipulació descarada i que ara es mouen perquè els han tocat la butxaca. Jo, el primer que li he dit és que ací pocs poden donar exemple de plantar cara als empresaris i/o directius de l’empresa on treballen. Encara així, com a tots els llocs, hi ha hagut de tot: treballadors i treballadores valents i lluitadors; altres, covards i traïdors; i per suposat, molts i moltes que han estat amenaçats i pressionats. Sempre pensaré que qualsevol obrer que s’afegeix a la lluita, per tard que siga, sempre ha de ser benvingut. És per això que li he preguntat al meu amic si ha fet vaga alguna vegada. Mai ha fet vaga.

Com a treballador que sóc, he pogut comprovar com la Justícia, eixa que tant oblidats ens té a la classe obrera i als sectors populars, ha donat la raó als treballadors de RTVV declarant nul l’ERO. Una victòria que el Govern del PP no ha dubtat en amargar anunciant el tancament d’una empresa de tots i totes. Han deixat clar que han arribat al punt en que es passen la Justícia per l’Arc del Triomf. Seran 1.700 treballadors que aniran al carrer. No és un número, són persones.

Encara així, altre amic em diu que no es pot tenir tants treballadors. Pot ser siga elevat el número, però és eixe el problema de la viabilitat de RTVV? O realment el problema són els contractes milionaris amb els amiguets, els directius corruptes, els “enxufats” (i els “enxufadors”), un govern que se’n ha passat de la ratlla tres pobles… i un llarg etcètera.

Tot es pot parlar i negociar, però el govern no ha volgut. És més, la justificació del President de la Generalitat no ha pogut ser més cínica, assegurant que tanquen RTVV per poder garantir l’Ensenyament i la Sanitat Públiques, com si no estigueren assassinant-les també des de fa anys. I em pregunte: si ells són els responsables polítics de que RTVV funcione correctament, no deurien dimitir per haver-ho fet de manera dolenta? Qui ha endeutat d’eixa manera l’empresa? Qui l’ha arruïnada a base de contractes milionaris per enriquir als amics?  Qui ha donat ordres polítiques per a manipular sistemàticament? Qui és el responsable polític de perseguir i pressionar als treballadors i treballadores com ho han fet durant anys? Qui ha reduït la programació en valencià? Qui ha amagat gran part de la nostra cultura i de les lluites dels més desfavorits de la societat? – Qui?

Són dies trists. Milers de treballadors aniran a l’atur. Assassinat d’una empresa de tots nosaltres que suposa el final d’una televisió i una ràdio en valencià, que va fer possible que per primera vegada tota una generació poguera criar-se escoltant la seva llengua de la manera més normal del món.

Per a més inri, el President tira les culpes als de sempre, els treballadors i els seus sindicats. I jo, m’identifique amb els segons. Vosaltres veureu amb qui ho feu.

SOLIDARITAT I LLUITA ORGANITZADA.

Tres conflictos laborales con nombre concreto

cropped-novecento1

Caso 1 –

Contratan a una auxiliar de enfermería y en la entrevista de trabajo le dicen que no hable con la gente del comité.

Caso 2 –

Despiden a tres afiliados de CCOO en una empresa de 12 trabajadores que eran los que dinamizaban las asambleas de trabajadores.

Caso 3 –

Revocan a un delegado de CCOO con amenazas y cuando la empresa pierde el juicio de faltas contra derechos fundamentales, el trabajador es despedido junto a los compañeros que le apoyaron.

Nuestros abuelos eran analfabetos, pero sabían qué nombre tenía esto. 

Mientras dormían en el cajero

kalvellidoEl pasado sábado, un grupo de 6 chicos se disponían a ir de cena. Dos de ellos necesitaban pasar por el cajero automático. Así fue como se encontraron a dos personas durmiendo en el interior entre cartones y mantas. Optaron por sacar el dinero del cajero de la calle.

Lo que acabo de escribir es una situación bastante corriente, pero me continúan sorprendiendo algunas reacciones habituales.

Del grupo de jóvenes, dos pasaron por completo de la situación, no hicieron ni caso a pesar de tener posibilidades reales de acabar como aquellos pobres hombres. Continuaron con su debate sobre sí debería cobrar más Messi o Ronaldo.

Los que estaban extrayendo dinero, de familias medianamente adineradas, no pararon de quejarse, como si las personas que dormían allí fuesen demonios.

Los otros dos se quedaron en silencio durante los minutos en que sus amigos sacaban dinero. Observaban a aquellas dos personas sin articular palabra con rostro serio y preocupado. Uno de ellos es voluntario de una ONG que recoge alimentos para los necesitados, mientras que el otro participa en movimientos sociales y es militante de una organización política que busca la justicia social.

El ruido de la ciudad continuaba siendo como siempre, pero en aquel momento solo se escuchaba a los que gruñían por no haber podido entrar al cajero.

-¿Puedes hacer el favor de callarte?- estalló el de la ONG.

-¿Qué culpa tengo de que esos dos holgazanes acaben durmiendo ahí y yo no pueda entrar? – respondió uno de los adinerados.

Nadie respondió. Ya estaba todo dicho. Los dos hombres continuaban durmiendo en el interior.

Este es un lamentable reflejo de nuestra sociedad.

Mentre dormien al caixer

kalvellidoEl passat dissabte un grup de 6 xics es disposaven a anar de sopar. Dos d’ells necessitaven passar pel caixer automàtic. Així va ser com varen trobar dos persones envoltades de cartrons i mantes dormint a l’interior. Va ser aix que optaren per traure els diners del caixer que dóna al carrer. 

És una situació prou corrent la que acabe de descriure, però les reaccions habituals continuen sorprenent-me.

Del grup de joves, dos passaren per complet de la situació, no feren ni cas a pesar de tenir possibilitats reals d’acabar com aquells pobres homes. Continuaven amb la conversació sobre si deuria cobrar més Messi o Ronaldo.

Els que estaven extraient diners, de famílies mitjanament adinerades, no paraven de queixar-se, com si les persones que dormien allí foren dimonis.

Els dos restants es varen quedar en silenci durant els minuts en que els seus amics treien diners. Observaven a aquelles dos persones sense articular paraula amb rostre seriós i preocupat. Un d’ells es voluntari d’una ONG que arreplega aliments per als necessitats, mentre que l’altre participa en moviments socials i es militant d’una organització política que busca la justícia social.

El soroll de la ciutat continuava sent com sempre, però en aquell moment només s’escoltava als dos que grunyien per no poder entrar al caixer.

-pots fer el favor de callar-te?- va esclatar el de l’ ONG.

-quina culpa tinc de que eixos dos malfeiners acaben dormint ací i jo no puga entrar? – respongué un dels adinerats.

Ningú va respondre. Ja estava tot dit. Els dos homes continuaven dormint a l’interior.

Aquest és un lamentable reflex de la societat en la que vivim.

Mercadona, Inditex y la “solidaridad”

A medida que empeoran nuestras condiciones de vida, aumentan las campañas caritativas con nombre de “solidarías”.

manipulacionPor supuesto que me alegro de que con esas donaciones muchas personas puedan comer o vestirse, faltaría más. El problema radica, en mi opinión, en que la existencia de la caridad no debe suponer la desaparición de la solidaridad, pues la caridad no solucionará nunca el problema de base, mientras que la solidaridad sí será indispensable para acabar con lo que genera el hambre y la miseria al mundo, el sistema capitalista.

Es por ello que muchas campañas de tipo caritativo de los grandes grupos empresariales y de sus mass media son renombradas como “solidarias”. No es un error sino un arma lingüística de autodefensa para evitar que la solidaridad entre las víctimas se convierta un problema para ellos. Sobretodo ahora, que cada día se muestra más claro que este sistema se basa en la explotación del hombre por el hombre, y que cada vez somos más los explotados y en mayor grado, aunque muchos no lo quieran ver.

Como ya dije en una reflexión anterior, la donación de Amancio Ortega a Cáritas no puede esconder como ha conseguido esa fortuna. Tampoco puede Mercadona disimular las tácticas de gánsteres contra el movimiento sindical, aunque lo más hipócrita es pretender que una  donación a los Bancos de Alimentos oculte que el resto del año prefieran tirar la comida.

Así está el tema. Cada día son más los que buscan comida en la basura. Así que campaña caritativa con nombre de “solidaria” ahora que viene Navidad y lavado de cara en toda regla, pues hacer pública una donación ya lo dice todo.

Nosotros cada vez más pobres y ellos más ricos. Y algunos aún lo aplauden.

Mercadona, Inditex i la “solidaritat”

A mesura que empitjoren les nostres condicions de vida, augmenten les campanyes caritatives amb nom de “solidaries”.

manipulacionPer suposat que me’n alegre de que amb eixes donacions moltes persones puguen menjar o vestir-se, faltaria més. El problema principal radica, al meu parer, en que l’existència de la caritat no deu suposar la desaparició de la solidaritat, doncs la caritat no solucionarà mai el problema de base, mentre que la solidaritat sí serà indispensable per a acabar amb el que genera la fam i la misèria al món, el sistema capitalista.

És per això, que moltes campanyes de tipus caritatiu dels grans grups empresarials i dels seus mass media són anomenades “solidaries”. No és una errada sinó una arma lingüística d’autodefensa per tal d’evitar que la solidaritat entre les víctimes supose un problema per a ells. Sobretot perquè cada dia es mostra més clar que aquest sistema es basa en l’explotació de l’home per l’home, i que cada volta som més explotats i en major grau, encara que molts no ho vulguen vore.

Com ja vaig dir en una reflexió anterior, la donació d’Amancio Ortega a Cáritas no pot amagar com ha aconseguit eixa fortuna. Tampoc pot Mercadona amagar les tàctiques de gàngsters contra el moviment sindical, encara que el més hipòcrita és que una donació als Bancs d’Aliments no pot ocultar que la resta de l’any preferisquen tirar el menjar abans que donar-lo. 

Així està el tema. Cada dia son més els que busquen menjar al fem. Així que campanya caritativa amb nom de “solidaria” ara que ve Nadal i llavat de cara en tota regla, doncs fer pública una donació ja ho diu tot.

Nosaltres cada volta més pobres i ells més rics. I alguns encara ho aplaudeixen.