Moët para Le Pen

En los despachos del Frente Nacional no paran de abrirse botellas de Moët & Chandon. Sin duda alguna, el deleznable atentado a la revista satírica Charlie Hebdo es el mejor caldo de cultivo para el discurso antimusulmán de este partido fascista. Un discurso que sigue captado el descontento y apoyos entre la clase obrera en Francia.

Lo preocupante de todo esto es que Occidente es quien financia a los yihaidistas para que desestabilicen Siria de la manera más sanguinaria. ¿Qué esperan, que vuelvan al viejo continente como ciudadanos ejemplares? Lo lamentable de todo esto es que cuando estos salvajes asesinan a cientos de personas fuera de Europa a nadie parece importarle lo más mínimo. No sé si esto será eurocentrismo o que también nos hemos convertido en monstruos insensibles al dolor “ajeno”.

A priori podemos pensar que se les ha ido de las manos lo de financiar a estas monstruosidades. No diría tanto, pues hasta con estos asesinatos en París contribuyen a la islamofobia provocando el “choque de civilizaciones” entre la población francesa para desestabilizar Francia. Recordemos Yugoslavia en los 90’ o Ucrania en la actualidad. Además, el miedo que están sembrando en la población es el propicio para fortalecer el aparato represivo del Estado. Aunque los pretextos puedan ser diferentes aparentemente, las leyes represivas como la “Ley de Seguridad Ciudadana” en España, responden a la necesidad del Capital de aumentar su control ante posibles conflictos derivados del empeoramiento de las condiciones de vida del proletariado.

Lo affiche-lepencierto, es que el fascismo avanza en Europa. En los países periféricos aparecen fuerzas políticas con opciones de gobernar a base de vender esperanza e ilusión con discursos peligrosamente ambiguos. Veremos qué pasa cuando la esperanza y la ilusión sean substituidas por desesperación y desilusión. No olvidemos que mientras nos ilusionamos, Amanecer Dorado sigue creciendo y que mientras tanto, siguen los fascistas en Ucrania después de un golpe de Estado apoyado por Occidente.

Hoy, Jean-Marie Le Pen tiene motivos para sonreir (no como otros) pues empieza a tener vía libre para llegar al Palais de l’Élysée. Lo de los atentados debe importarle poco pues, al fin y al cabo, se han cargado a algunos comunistas.

9 de enero 2015

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s