Divos y divas

Reconozco que durante años me quejé de la manipulación informativa de los medios y de la escasa participación de “los nuestros” en sus programas. Ignoraba su naturaleza y su razón de ser.

TVÚltimamente me llama la atención el aumento de apariciones y protagonismo de determinados compañeros y compañeras en distintos medios burgueses. Es por ello, que después de tantos años de ataques hacia nuestras organizaciones por parte de los medios y de traiciones por parte algunos “de los nuestros”, lo mínimo que podemos hacer es analizar por qué está ocurriendo este fenómeno. A no ser que seamos lo suficientemente ingenuos para pensar que el capital no intenta comprar a compañeros o meter infiltrados.

No obstante, voy a ocuparme de los enemigos partiendo de la buena voluntad de nuestros camaradas y de la necesidad de aprovechar cada espacio del enemigo cuando sea conveniente.

Muchas veces, cuando nos referimos a los medios de comunicación burgueses lo hacemos como si se tratase simplemente de una empresa capitalista, cuando en verdad se trata del aparato de propaganda de la clase dominante. Los medios de comunicación de masas son los panfletos del poder. Son una inversión para seguir viviendo del cuento ya que la alienación no sale gratis.

Un medio de comunicación burgués, como empresa, necesita audiencia para ser rentable y para ello requiere contar con un poco de diversidad y aparentar que todo lo existente se encuentra en ese plató. Es decir, legitimarse de alguna manera. Aún así, tampoco podemos olvidar que existen periódicos con escasas ventas y que podemos encontrar gratuitamente en facultades, colegios o centros de salud. Su principal objetivo no es aumentar la audiencia por criterios económicos de la empresa sino controlar a las masas.

Los medios de manipulación de masas, como instrumento de un capitalismo que golpea cada día con más fuerza a la clase obrera, necesitan abarcar un espectro político más grande. Ya no vale el PP – PSOE, pues el régimen bipartidista está en decadencia. Por eso el capitalismo necesita e intenta aprovechar lo que pueda de ese espectro a la izquierda del bipartito. Se trata por tanto, de instrumentalizar mediáticamente una parte de la izquierda. Y con esto no digo nada en contra de los compañeros. Simplemente, que el régimen sabe bien de dónde coger y de dónde no, según sus intereses.

Teniendo en cuenta la correlación de fuerzas actual, claramente a su favor, no les viene mal que exijamos un proceso constituyente. Veremos lo bien que nos sale una nueva Constitución siendo un 10 % en la mesa de negociación.

Me imagino a Juan Rosell descojonándose cuando un compañero televisivo tacha de “anquilosados” a los partidos “tradicionales” – ¿Tradicional es un partido obrero?

Tampoco creo que le moleste a Juan Roig los llamamientos a la unidad de la “izquierda progresista” para crear otro mejunje de partidos diluyendo la fuerza del Partido Comunista. Ya lo hicieron aquí en el País Valencià con lo de Compromís y no les viene mal que algún compañero nos anime a repetirlo.

Al capital también le viene de lujo que sin venir a cuento se critique las experiencias socialistas que existen o han existido. Algunos incluso aseguran que la II Guerra Mundial la ganó Europa. Ahora bien, como no son temas de actualidad, con una puntillita sobre el burocratismo o culto a la personalidad soviético es suficiente. Eso sí, se puede empezar la intervención con  “si yo fuese Presidente de la III República…” (y pa’ chulo, yo).

Con esto no digo que todos los que salgan en la TV sean enemigos, ni mucho menos. Las organizaciones obreras tienen que aprovechar cada espacio y cada instrumento en beneficio de nuestros intereses de clase, aunque para eso tenemos que ir con mucho cuidado asegurándonos de que cada dirigente que salga en un medio diga (y haga) lo que dice su organización (lo que decimos todos y todas).

Dicho esto, no viene mal recordar que somos los obreros y obreras con consciencia de clase y organizados. Otra cosa son aquellos que no militan en ningún lado y se dedican a hablar desde el Olimpo. ¿Qué vamos a esperar de aquellos que ni son obreros ni militantes? El tiempo los meterá en su sitio, aunque bien pensado, mejor lo hacemos nosotros. Al fin y al cabo crear, criar y endiosar divos y divas es un problema nuestro.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s