La participación de los trabajadores en las cooperativas: El Humar – Marinaleda S.C.A.

M. Marco Arnal, Fundación UNED 2012-13

mmarco113@alumno.uned.es

 

1.    INTRODUCCIÓN

Las empresas de economía social han mostrado mayor fortaleza ante el  impacto de la crisis económica que las empresas mercantiles ordinarias. Su innegable contribución a la sostenibilidad social, económica y medioambiental convierte a estas empresas en una pieza clave para un nuevo modelo productivo en el que primen las condiciones de vida sobre los intereses económicos.

Esta contradicción entre capital y trabajo hace imprescindible el aumento de la participación de los trabajadores en las empresas así como el control activo en la actividad empresarial. Por ello, las empresas de economía social suponen una base y/o ejemplo para la participación de los trabajadores y las trabajadoras en sus empresas.

El trabajo tiene como ámbito territorial la población de Marinaleda (Sevilla) desde 1975 a la actualidad. La investigación se centra en el sector agrario comparando las condiciones de vida de los trabajadores antes y después de la creación de la cooperativa “Marinaleda S.C.A.”.

1.1. Objetivos.

Comparar las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras de una empresa mercantil ordinaria con las de una cooperativa en la que los trabajadores participen en la planificación y gestión empresarial.

1.2. Hipótesis.

La participación y el control activo de la actividad empresarial por parte de los trabajadores y las trabajadoras mejora las condiciones de vida respecto al trabajo en empresas ordinarias.

1.3. Metodología.

Inductiva. A partir de fuentes documentales (bases de datos y estadísticas).

 

2.    DESARROLLO.

2.1. Las empresas de economía social.

Las entidades de Economía Social son aquellas cuyas actividades económicas dentro de un ámbito privado, persiguen un interés general y no particular.

Sus principios básicos son la primacia de las personas y del fin social del capital; organización democrática, participativa, transparente, autónoma e independiente; solidaridad entre sus miembros y el compromiso con su entorno; la generación de empleo de calidad y la mejora de las condiciones de vida.

Se pueden clasificar en dos grandes subsectores: de mercado y de no mercado.

Las empresas y entidades que del subsector de no mercado son las fundaciones y las asociaciones.

Por su parte, las entidades que forman parte del subsector de mercado son las cooperativas; mutualidades, centros especiales de empleo, sociedades laborales; empresas de inserción, y sociedades agrarias de transformación.

Para la realización de este trabajo nos centraremos especialmente en las cooperativas, que son las más importantes dentro del subsector de mercado (50’1% del total en 2010). Según el artículo 1 de la Ley 27/1999, del 16 de julio, de Cooperativas, una cooperativa es “una sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para la realización de actividades empresariales, encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales, con estructura y funcionamiento democrático, conforme a los principios formulados por la alianza cooperativa internacional”.

Así pues, las Cooperativas siguen los principios de la Declaración de Manchester de 1995, y pudiendose clasificar en Cooperativas de primer grado o de segundo. Las primeras son aquellas que agrupan como mínimo a tres socios por intereses y compromisos comunes. La de segundo grado son las que integran al menos a dos Cooperativas para reforzar su actividad.

Las cooperativas pueden desarrollar cualquier actividad económica y se pueden clasificar también dependiendo el sector económico en el que se encuentran.

2.2. Contextualización.

Este trabajo se centra en la localidad de Marinaleda, municipio de la provincia de Sevilla, en el cuál se ha desarrollado la Cooperativa Humar – Marinaleda S.C.A.

El municipio, con 2.786 en 2012 y con una extensión de 24,8 km², tiene una economía basada en la agricultura. Como producto de las luchas jornaleras y campesinas durante años, se ha desarrollado un modelo local alternativo con un alto índice de desarrollo y con una tasa de paro muy baja.

La principal entidadad o empresa de este municipio es la Cooperativa Humar – Marinaleda, definida como “proyecto colectivo cuyo objetivo no es el beneficio privado, sino la creación de empleo mediante la venta de productos hortícolas saludables y de calidad”.

En cuanto al sector servicios, menos desarrollado que el sector agrario, cuenta con unos servicios básicos influenciados por los beneficios de la actividad económica de la Cooperativa y su compromiso con su entorno.

La principal crítica al modelo económico de Marinaleda está dirigida al modelo de financiación, cuyos ingresos de las administraciones públicas suponen casi un 80% del presupuesto anual del Ayuntamiento. Sus defensores, en cambio, argumentan que Marinaleda recibe menos que la media de municipios andaluces (6’61% menos en 2011). Estos también defienden, que si la Cooperativa tiene un beneficio de 3 millones de euros, beneficia a sus trabajadores y a toda la población en general, cosa que no ocurría anteriormente a la creación de la cooperativa, cuando los jornaleros trabajaban para el Duque del Infantado u otros terratenientes.

2.3. La Cooperativa.

Se trata de una cooperativa de segundo grado, formada las ocho cooperativas agrarias y otra de transformación que la integran. La Cooperativa tiene como objetivo la creación de puestos de trabajo de calidad. En ella trabajan unas 400 personas que van rotando para repartir el trabajo, trabajando menos horas para poder trabajar todos.

Todos los trabajadores, cobran el mismo salario, independientemente de la responsabilidad que tengan, 47 € por 6 horas y media, 35 horas semanales.

Este salario es el mismo que cobran los trabajadores y trabajadoras municipales, dependientes del ayuntamiento.

2.3.1. Las actividades económicas de la Cooperativa.

La agricultura.

Prácticamente la totalidad de la producción agrícola se desarrolla en las 1.200 hectáreas de El Humoso pertenecientes al pueblo de Marinaleda. Se practica una agricultura de regadío 100% ecológica con olivares, invernaderos y semilleros.

La Fábrica de conservas.

Después de tener la producción agrícola en manos de la cooperativa, se decidió poner en marcha una industria agroalimentaria para poder controlar toda la elaboración integral del producto. Primeramente se creó la conservera de vegetales (pimiento de piquillo, alcachofas y habas) resolviendo en parte el desempleo femenino (mayor que el masculino).

La almazara.

Se creó para producir aceite de oliva virgen extra, con una recolección de la aceituna a mano y elaborada de forma artesanal.

La ganadería.

Cuenta con ganadería ovina, aunque con poca importancia.

Los productos.

Los principales productos son las aceitunas, el aceite, las habas, la alcachofa, el morrón y los pimientos del piquillo.

La calidad está certificada por la Marca de calidad de la Junta de Andalucía. La Cooperativa cuenta con la marca “Producción Integrada Andalucía” por su compromiso del sector agrario con el medio ambiente y la calidad. También cumplen con la Norma ISO 9001.

2.3.2.   La participación democrática de los trabajadores en la Cooperativa. El sindicalismo.

Todos los trabajadores y trabajadoras que forman parte de la cooperativa son socios. La organización depende de la asamblea, que elije a todos los cargos y gestores. La asamblea toma las decisiones más importantes y planifica de forma democrática la actividad, así como la contratación de más trabajadores, su distribución espacio-temporal. Ningúno de sus integrantes tiene derecho a la propiedad privada de la tierra.

El sindicalismo

jornalerosTodo el proceso que llevó a la creación de la Cooperativa estuvo organizado por el S.O.C. (Sindicato de Obreros del Campo), hoy integrado en el S.A.T. (Sindicato Andaluz de Trabajadores). La mayoría de los trabajadores eran y son miembros de dicho sindicato de jornaleros. Esto no quiere decir que el sindicato gestione la cooperativa, sinó que sus trabajadores militan en dicho sindicato, que más que servir de influencia para los trabajadores de la cooperativa, sirve de agitación y propaganda para los trabajadores de otros municipios como modelo de lucha y gestión de los medios de producción por parte de la clase obrera y los logros conseguidos. De hecho, en otros municipios se está tratando de seguir pasos similares a Marinaleda.

2.3.1. La relación de la Cooperativa con el poder político.

Durante la dictadura franquista, las luchas por unas condiciones mejores fue duramente reprimida. Por ello, los jornaleros organizados se presentaron a las primeras elecciones municipales bajo las siglas del C.U.T. (Candidaturas de Unidad de los Trabajadores), hoy integrada en Izquierda Unida.

En la web municipal aparece el siguiente texto:

El poder no es neutro.

En una sociedad dividida en clases sociales, en ricos y en pobres, en explotadores y explotados creer que el poder es neutro es una tremenda ingenuidad y por eso cuando en el año 79 nos presentamos a las elecciones municipales pensamos que teníamos que dar a lugar un poder de clase, un poder que se comprometiera hasta las ultimas consecuencias con los trabajadores con los que menos tenían, con los que le habían robado hasta la palabra. 

Por tanto nos dimos cuenta que teníamos que poner de pie un poder contra el poder, UN CONTRAPODER que supiera oponerse a los muchos poderes que tenía la burguesía y que desgraciadamente sigue teniendo en la lucha por alcanzar los derechos que a los jornaleros siempre se nos habían negado.

Pusimos en marcha un poder municipal que fuera a ocupar tierra con los jornaleros, que reclamara viviendas o que se enfrentara a la Unión Europea (UE) cuando dictaba normas que favorecían a la burguesía terrateniente pero que dejaban a los parados del mundo rural convertidos en auténtico desperdicios sociales. 

También teníamos que enfrentarnos al gobierno central o a la Junta de Andalucía cada vez que nos negaban derechos elementales o nos ponían para callarnos la boca limosnas y mentiras como único sustento en nuestras vidas.

 Por eso que nuestro ayuntamiento ha sido una herramienta política de primera magnitud a la hora de luchar por la tierra y a la hora de conseguirla. Por eso que no nos diera miedo construir viviendas, tantas cuanto fueran necesarias para que los obreros y los hijos de los obreros tuvieran asegurado un techo y por eso que ahora tampoco nos de miedo tener como objetivo el pleno empleo que es justo lo contrario de lo que tiene en mente el imperialismo para esta zona del planeta.  

Y porque sabíamos que el poder no era neutro nos dimos cuenta que necesitábamos de la gente para que tuviera la fuerza necesaria ese poder frente al inmenso poder de la burguesía representado por el Estado, por los grandes terratenientes o la Unión Europea.”

Lo primero que denota el texto es la intencionalidad de que los jornaleros, conscientes de la lucha de clases, necesitan poder político, pues el poder no es neutro. Se trataba de coger el poder político municipal y utilizarlo como herramienta de contrapoder contra los poderes políticos superiores (Junta de Andalucía, Estado y Unión Europea) y la burguesía/ terratenientes en cada lucha concreta.

Es por ello, que no se puede entender la Cooperativa sin el sindicato ni el poder político en el ayuntamiento. Esta triple dimensión es por un lado su fortaleza y al mismo tiempo, su debilidad. Su fortaleza porque hasta el momento ha mantenido una unidad e incluso se confunde en muchos aspectos las tres entidades. En cambio, los principales ataques (económicos, políticos o informativos) desde los detractores del modelo cooperativista de Marinaleda van dirigidos bien al Sindicato, al Ayuntamiento o a la Cooperativa, intentando desligar sus lazos.

2.4. Comparación.

2.4.1. Las condiciones de vida de los trabajadores y las trabajadoras. De 1970 a la creación de la Cooperativa.

Marinaleda era en la década de 1970 un pueblo agrícola con un reparto de tierra latifundista. Es decir, unos pocos propietarios (terratenientes) poseían grandes extensiones de tierra. La mayoría de la población, los no propietarios, eran jornaleros y jornaleras asalariados. La tasa de paro era superior al 25%.

El principal propietario de tierras en Marinaleda era el Duque del Infantado, cuyas tierras eran de secano. Hecho que aprovecharon los jornaleros, ya que por Ley, si en una determinada finca se pasa de secano a regadío se puede expropiar una parte de esta. Fue así como el 5 de abril de 1988, el decreto 154/1988 dictó la aprobación para transformar en zona regable la finca El Humoso, propiedad del duque hasta 1991, año en que cedió el uso de las tierras a los habitantes del pueblo. Un año después, se formó la Cooperativa Humar – Marinaleda S.C.A en dichos terrenos cedidos por la Junta de Andalucía para trabajar esta finca propiedad de los habitantes de Marinaleda.

Es decir, la propiedad de la tierra es de todos los habitantes del municipio, mientras que el uso de ella lo ejercen los trabajadores y trabajadoras que forman la Cooperativa (la mayoría de la población), pues los jornaleros no quieren la propiedad para evitar que nadie especule con la tierra.

“La tierra para quien la trabaja”.

En la página web del municipio aparece el siguiente texto:

“Por fin alcanzábamos el viejo sueño de “la tierra para quien la trabaja” por primera vez en 5.000 años de historia en Andalucía.

¿qué significa que los jornaleros en paro accedieran por primera vez al medio de producción tierra? 

Alcanzar el medio de producción tierra significa un salto revolucionario de primera magnitud puesto que es tocar la clave del Sistema Capitalista de Producción que iba a permitirnos a disponer de un instrumento esencial para liberarnos como clase.

¿qué efectos prácticos tuvo?

   1.- Que hemos acabado con el paro. Que ya no necesitamos a los terratenientes para poder comer todos los días.

   2.- Que hemos acabado con la emigración puesto que ya nadie, ningún trabajador tiene que salir de su propio pueblo para encontrar un trabajo que tiene en el proyecto colectivo de “Los Humosos”

   3.- Que hemos acabado con la explotación ya que la plusvalía que genera el obrero vuelve a reinvertirse y a repartirse para el bienestar colectivo de los propios obreros.

    4.- Que hemos avanzado siglos en nuestra capacidad de superar retos colectivos.”

De este texto podemos extraer que la creación de la cooperativa y al acceso a la propiedad  de los medios de producción, ha supuesto el fin del paro estructural y de la emigración (durante los años 60’ emigró casi la mitad de la población), y sobretodo, que la plusvalía generada por el obrero va destinada al bienestar colectivo y no a manos privadas, lo cual ha revertido en beneficio de toda la población.

Además, se muestra todo como un proceso colectivo de la clase obrera organizada dentro de la lucha de clases.

En el libro de A. Ramos Espejo, “Andalucia, de Fuente Ovejuna a Marinaleda”, se cita el  testimonio de una niña de diez años en aquella época:

“No había casas, solo había chozas. El pueblo era muy pequeño y no tenía jardín, ni plaza. La gente pasaba mucha hambre debido a los malos años de la sequía. La gente joven no tenía ninguna diversión, nada más que irse a trabajar a los cortijos y solamente iban a vestirse a sus casas cada quince días. Las comidas eran muy malas,  y lo que comían por mediodía eran un gazpacho y por la noche un cocido. En el pueblo solo había una escuela a la que casi nadie podía ir, los jóvenes tenían que quedarse con sus hermanos pequeños para que sus padres trabajaran. Y otros tenían que trabajar, aunque tenían poca edad.Las chozas estaban hechas de los rastrojos que dejaban las cebadas y los trigos. Había chozas donde vivían entre siete u ocho hijos y nada más que había dos camas, donde tenían que dormir todos.”

Podemos decir que se trataba de un pueblo agrícola, como la mayoría de la provincia, con una tasa de paro por encima del 25%, sequía, hambre, salarios bajos y pobreza.

Otro problema existente fue la repressión de las luchas, tanto durante la dictadura como durante la democracia.

2.4.2. Las condiciones de vida de los trabajadores y las trabajadoras. Desde la creación de la Cooperativa a la actualidad.

Superación de las duras condiciones de vida anteriores.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que se trata de un proceso de lucha de la clase obrera de un territorio determinado, Marinaleda. Las duras condiciones en las que vivían históricamente, llevó a la organización consciente para mejorarlas. Tras años de luchas, los jornaleros consiguen el Derecho a gestionar la tierra y poco después la expropiación de 1.200 hectáreas. Es decir, acceden al control de los medios de producción. Es entonces cuando necesitan un instrumento de gestión.

Creación de una cooperativa de trabajadores democrática

Deciden crear una cooperativa, formada por todos los jornaleros en paro del municipio, gestionada de forma participativa: asamblearia y democrática, cumpliendo con los prinicipios del movimiento cooperativo internacional de la Declaración de Manchester de 1995.

Como empresa del subserctor de mercado cumple con dos de los tres elementos específicos:

a) Doble condición de socio y usuario de la actividad: todos los trabajadores son socios.

c) Distribuye beneficios o excedentes entre los socios, pero no en proporción al capital  o a las cotizaciones aportadas: se distribuye en forma de más puestos de trabajo y en beneficios para el municipio.

En cambio no cumple en cierto modo con el segundo elemento específico ya que los precios de venta de sus productos no son económicamente significativos.

Pleno empleo o tasa baja de paro.

La Cooperativa nace con una mayoría de trabajadores organizados en el mismo sindicato y con el apoyo de la corporación municipal, formada casi en su totalidad por los mismos trabajadores. Por ello, los lazos entre las tres entidades son muy estrechos.

El objetivo principal es la creación de puestos de trabajo de calidad y la eliminación del paro estructural. Por ello, las plusvalías se destinan a la creación de puestos de trabajo aumentando la producción y mejorando los servicios básicos del municipio. El establecimiento de un salario único como forma igualitaria, el sistema de rotación para que trabajando menos puedan trabajar todos y el complementar esta rotación con el subsidio P.E.R. (Plan de Empleo Rural) han supuesto el fin del paro estructural con un salario de 1.125 euros para todos los trabajadores, sea cual sea su tarea, cargo o responsabilidad.

Las mejoras del entorno social y medioambiental.

Con la Cooperativa como motor económico y el Ayuntamiento en manos de los trabajadores, el modelo de gestión asambleario ha supuesto la participación activa en la vida política y económica de los vecinos y vecinas.

Los beneficios económicos que recibe el ayuntamiento de la cooperativa así como el beneficio que supone para una economía local una tasa de desempleo baja y unos trabajos de calidad con un salario de 1.125 sólo puede suponer una mejora de las condiciones de vida.

De esta manera, Marinaleda se ha convertido en la población capaz de conseguir que muchas familias paguen entre 15 y 27 euros/mes por su vivienda de autoconstrucción. Cuenta con una guardería con comedor por 12 euros al mes y piscina en verano por 3 euros.

En cuanto a la aportación medioambiental, la Cooperativa desarrolla una agricultura 100% ecológica, ayudando a la conservación del entorno.

La tecnología también está al alcance de la cooperativa, pues parte de la inversión se destina a la mejora de los medios, teniendo actualmente la maquinaria más avanzada del mercado para obtener calidad en los productos, seguridad en el trabajo y respeto al medioambiente.

Todo esto ha favorecido la desaparición de la emigración que en los años 60’ supuso casi la mitad de la población.

2.5. Críticas y problemas.

Críticas al modelo

La principal crítica al modelo cooperativista de Marinaleda se basa en que depende de las subvenciones estatales, autonómicas, europeas, así como los subsidios agrarios. Lo cierto es que aunque no sea falsa dicha afirmación, todos los municipios reciben subvenciones, con la única diferencia consistente en qué se invierte. Es más, Marinaleda recibe un 6’61% menos de subvenciones que la media andaluza. En el caso concreto de la cooperativa, la crítica se centra en que se elimina el paro estructural con una rotación gracias al P.E.R.  Pero lo cierto es que se trata de un subsidio legítimo que disfrutan los jornaleros andaluces y extremeños. Lo que hay que destacar es que con el mismo subsidio, en los otros municipios existe el paro estructural mientras que en Marinaleda no, gracias a la máxima de trabajar menos para trabajar todos. Recordemos que el objetivo es crear empleo de calidad y no beneficios privados.

En el caso de que desapareciesen las subvenciones sería porque han desaparecido en todos los sitios, y si en el resto desapareciesen tendrían consecuencias más dramáticas que en Marinaleda, pues no tienen entidades que puedan asegurar trabajo para todos.

Otra de las críticas que recibe la cooperativa es que está dedicada a un sector en declive y dependiente de subvenciones europeas como es la agricultura. Además de que al tener un trabajo seguro en la localidad, los jóvenes abandonan sus estudios secundarios y el fracaso escolar es muy alto. Es por ello, que el ayuntamiento pide competencias educativas a la Junta de Andalucía.

En cuanto al modelo de propiedad de la tierra. Existen muchas críticas a la expropiación de tierras pues atentan contra la propiedad privada. Como en el caso de los subsidios, se trata de una práctica legal. Aunque en el artículo 33.1 de la Constitución Española del 1978 se reconoce el derecho a la propiedad privada y la herencia, en el 33.3 garantiza que nadie podrá ser privado de sus bienes sino por causa justificada de utilidad pública o interés social. De esta manera, está amparada por la Ley. Desde un punto de vista moral, se entiende que el sistema de propiedad de los medios de producción tal y como existía en Marinaleda hasta 1991, suponía la explotación, el hambre y la miseria de la mayor parte de la población, mientras que ahora es esa mayoría la que se beneficia de su trabajo con fines sociales.

Problemas y contradicciones

Uno de las críticas al modelo de la cooperativa es el “igualitarismo” que hace que cobren lo mismo un jornalero que un directivo, o uno que produzca más que otro que lo haga en menor medida. Lo cierto es que los cargos de dirección son electos, temporales y revocables en todo momento por la asamblea. Los defensores del modelo afirman que el gestor hace un trabajo intelectual y el jornalero físico, y nadie debe cobrar más que nadie.

Este problema también se dio en la Alemania Oriental (RDA, de economía socialista), cuyos trabajadores intelectuales mejor formados se iban a la parte Occidental (RFA, capitalista), dónde ganaban bastante más.

Este problema, es casi impensable en Marinaleda, pues en cualquier momento, puede ser remplazado por otro trabajador.

En cuanto a que un trabajador que produce más que otro pueda suponer un problema o una falta de estímulo a la producción también podemos afirmar que existe un estímulo colectivo observable en la realidad más cercana: mantener un trabajo seguro y estable, así como acceder a unos beneficios sociales importantes (vivienda, servicios sociales, etc.).

Otro de los problemas a los que se puede enfrentar en un futuro la cooperativa es a la pérdida de poder político de los trabajadores en el municipio. Aunque desde 1.979 han obtenido mayorías absolutas y su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo es parlamentario andaluz desde las pasadas elecciones, la posibilidad está ahí. El desgaste político es una posibilidad y tras tres décadas de poder político, existen acusaciones por parte de la oposición de caciquismo y clientelismo con la rotación de los trabajos en Marinaleda, aunque esto nadie lo ha manifestado ante la justicia, pues se carece de pruebas hasta el momento.

El relevo generacional en la cooperativa también puede suponer un descenso de la lucha por mantener la Cooperativa y sus beneficios ya que los jóvenes no han vivido las penúrias ni las luchas para conseguir lo que hoy disfrutan. Este es uno de los miedos para muchos: que no continúen la lucha y se acabe perdiendo. Aunque como es lógico, o luchan por mantener y mejorar su modelo o acabarán con un paro superior al 40% que sufren muchos pueblos vecinos.

La venta de los productos también ha sido cuestionada por organizaciones obreras, pues una parte de la producción se vende en grandes almacenes de multinacionales. Esto también podría suponer un problema en el caso de que éstas decidiesen no comercializar estos productos. Aún así, la venta de los productos tiene actualmente más mercado y actualmente está aumentando el comercio on-line.

Otro tema que genera controversia es la exportación del modelo de Marinaleda. Los críticos aseguran que es imposible exportarlo, pues depende de mayores ayudas que el resto (lo cual se ha demostrado ser falso). El problema a la hora de que se desarrollen procesos similares son principalmente la falta de organización de las organizaciones sindicales y políticas, que aunque en algunos casos han asumido poder político, no lo han hecho con la misma contundencia que en Marinaleda, lo cual supone una mayor debilidad para acceder a los medios de producción, la creación de cooperativas y a su planificación participativa y democrática.

3. CONCLUSIONES.

marinaleda 1El objetivo de la Cooperativa “El Humar- Marinaleda S.C.A” tiene como objetivo la creación de trabajo de calidad, lo cuál se ha conseguido, además de acabar con el paro estructural, utilizando las subvenciones para ayudar/complementar a este problema que afecta a todo el país. Además está demostrando resistir mejor la crisis económica que el resto de empresas (de economía no social).

El beneficio que aporta la cooperativa al municipio, sus habitantes y al medio supera a la mayoría de empresas existentes hoy en día. Pocos pueden acceder a viviendas por 15%, guarderías por 12 euros/mes con comedor, destinar un 0’7 % del presupuesto al desarrollo, mantener unos servicios básicos e instalaciones de alta calidad, y sobretodo, tener una economía a favor de las personas y no del capital.

Finalmente, hay que tener en cuenta el progreso en la mayoría de los aspectos: la situación antes y después del acceso de los trabajadores a los medios de producción y a la planificación de la economía de forma participativa y democrática. Aquí existe un ejemplo, que a pesar de los problemas, las adversidades y las contradicciones, está demostrando ser superador del modelo capitalista de producción.

 

4. BIBLIOGRAFÍA.

  • Reflexiones y propuestas para el cambio de modelo productivo en España. Inofrme nº13, Fundación 1º de Mayo.
  • Cambio de modelo productivo y economía social en España, Fernando Rocha.
  • Reflexiones y propuestas en torno a la economía social y el autoempleo. Fundación 1º de Mayo.
  • Andalucia, de Fuente Ovejuna a Marinaleda”, Ramos Espejo A.

 

Webs.

http://www.cooperativamarinaleda.es

http://marinaleda.com/inicio.htm

Práxis participativa desde el medio rural. Javier Encina.

Marinaleda: Una utopía en marcha

Artículos y notícias sobre Marinaleda en Rebelión.org

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106568

http://www.rebelion.org/hemeroteca/otromundo/040116marinaleda.htm

Documentales

Marinaleda. El sueño de la tierra. Documental de Eva Abad y Pablo García Cabrera.

Marinaleda: 30 años de lucha. Crónicas TVE

Blog: “En orden y progreso.”

http://enordenyprogreso.wordpress.com/2013/03/19/marinaleda/

Artículo sobre Marinaleda en el New York Times

http://www.nytimes.com/2009/05/26/world/europe/26spain.html?_r=2&hp&

http://www.rebelion.org/hemeroteca/otromundo/040116marinaleda.htm

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s