Todos los partidos son iguales. ¿Todos?

“Los programas de PP, PSOE, UPyD, CIU y PNV no suenan mal y van en la línea de lo que pedimos”. Juan Rosell. Presidente de la CEOE.

imagesDe un tiempo a esta parte los medios de comunicación se han dedicado a sacar los trapos sucios de los partidos que antes defendían como garantes de la democracia. A pesar de que antes sólo defendían a los partidos burgueses, el mensaje de que todos los partidos son iguales va por todos. Pero ¿Qué tiene que ver un partido burgués financiado por las empresas del IBEX con un partido obrero que no permite financiación de empresas capitalistas? ¿Acaso defienden los mismos intereses? Esto es lo que nunca dirán los medios.

¿A qué se debe este cambio? – a que los capitalistas prefieren que se culpe de la situación a sus perros falderos que a ellos mismos. Y si además consiguen destinar el descontento a los partidos obreros, mejor.  

Pero claro, ¿qué harán si el bipartidismo retrocede demasiado? -Apelar al espíritu reconciliador de la transición, hablarnos de una segunda transición, de transparencia, de austeridad y de la necesidad de un gran pacto de Estado para salir de la crisis. No obstante,  crear un nuevo partido les cuesta unos cuantos millones y una campaña de marketing. Tenemos dos buenos ejemplos en la reorganización del PSOE en los 70 y UpyD en la actualidad. Al fin y al cabo, lo que les interesa no es tener un bipartidismo, les interesa tener la mayoría burguesa suficiente, ya sea bipartidismo, tripartidismo o multipartidismo.

Sobre todo se trata de mostrar que sólo nos queda la austeridad, la resignación al sistema, la unidad y la reconciliación con nuestros verdugos (“esto lo arreglamos entre todos”). Y si queremos hacer algo debemos tener claro que nuestra alternativa son aquellos movimientos que aunque cuestionen muchas cosas (incluso al sistema) son incapaces de convertirse en una organización capaz de poner en jaque al sistema.

¿Y qué hacen con las organizaciones que sí pueden llegar a ser peligrosas para sus intereses? –Como ya he dicho antes, meterlas en el mismo saco que el resto de fuerzas políticas burguesas para desprestigiarlas. Y segundo, tratar de “democratizarlas” y de “abrirlas” a la ciudadanía obviando su democracia interna. ¿Qué significa esto? – Cualquier militante sabe que por ejemplo, un partido comunista bien organizado no da cabida a los enemigos de clase en su seno. Para ello se intenta confundir la cercanía de las organizaciones a la sociedad con bajar la guardia revolucionaria. Que los partidos del capital sean unas mafias antidemocráticas no significa que el resto de fuerzas políticas funcionen de igual manera.

Ese es el único peligro al que se enfrentan los capitalistas hoy en día. Un partido comunista bien organizado al que no puedan hacer tambalear desde dentro.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s