Competitividad y Educación

tiempos-modernosEl Plan Bolonia supone la mercantilización y la privatización descarada de la Enseñanza en busca de eso que llaman “competitividad”. Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de mercantilización? –a convertir estudiantes en mercancía calificada y a privatizar la enseñanza pública. 

Los precursores de este proceso son los grandes capitalistas y los gobiernos que están a su servicio. Concretamente en España el gobierno del PSOE con el visto bueno del PP. No nos debe extrañar que actúen así pues sus intereses son los contrarios a los de la clase trabajadora.

Pocos trabajadores/as recomiendan a sus hijos/as estudiar una carrera “no competitiva” o “sin salida”. En el lenguaje de los capitalistas una titulación “no competitiva” significa “no rentable” y por este motivo estas carreras pierden apoyo público. Por ejemplo. El capitalista de una fábrica de ordenadores no quiere trabajadores que piensen, quiere gente que sepa fabricar los aparatos. Por eso los gobiernos sólo fomentan las titulaciones “competitivas”. Además, con el dinero público se está beneficiando al capital formando más mano de obra cualificada de la necesaria para garantizar paro y salarios bajos

fabrica_iphone_trabajadoras2

Aquí hay un hecho muy curioso. Sin privatizar la Enseñanza, el dinero público que proviene de nuestro salario diferido se destina a suministrar mano de obra cualificada y gratuita al capital. No estaría de más que todos los que luchan contra la privatización de la Enseñanza luchasen contra este robo. Hay que recordar que no se trata de privatizar colegios simplemente, sino que también existe una  privatización de los beneficios de la Educación Pública.

En fin. Estudios tan necesarios para la humanidad como Historia, Sociología, Música, Antropología, Bellas Artes, Humanidades o Filología acabarán desapareciendo. Es una lástima que muchos trabajadores y trabajadoras dejen de valorar estas disciplinas por culpa de unos miserables intereses contrarios a los suyos. Además, la competitividad también afecta a las lenguas. Hoy he escuchado decir a un padre “las empresas sólo piden castellano e inglés, no hace falta aprender valenciano”. Pronto escucharemos cosas como “no hace falta que pienses, mientras sepas apretar el play y el stop de la máquina, suficiente”.

Más competitivos y más explotados. Pérdida de conciencia de clase y de identidad. Lástima.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s