En defensa de la Enseñanza Pública desde una perspectiva de clase

escuela públicaPoca gente negará que cada día somos más en defensa de la Enseñanza Pública, lo cual es sin duda algo esperanzador.

En cambio, hay una cosa que me preocupa: la banalización del tema y el desclasamiento de la defensa de la Enseñanza Pública. ¿Qué quiero decir con esto? -Debemos defenderla de manera indiscutible pero sin caer en posturas superficiales y desclasadas. No sólo se trata de postularse y movilizarse en contra de una determinada Ley. Se trata de que el empeoramiento de la Enseñanza tiene la raíz del problema en la lucha de clases y la fuerza de cada una de ellas.

No podemos ignorar que el objetivo del sistema educativo en el capitalismo es la reproducción de clases. Es decir, que el hijo del gran burgués acabe siendo un gran burgués, mientras que el hijo de un asalariado acabe siendo asalariado.

Como ya sabemos, el Estado en el que vivimos es un Estado capitalista y por tanto, debemos ser conscientes de que la denominada “igualdad de oportunidades” que dicen buscar las diferentes Leyes educativas es una auténtica falacia. El capitalismo es sinónimo de desigualdad y la clase que ostenta el poder (beneficiaría del sistema) no va a permitir que la Enseñanza Pública suponga un peligro para sus intereses. Es más, como todo aquello público, la enseñanza se ha convertido en un caramelo muy apetecible para determinados grupos empresariales, ya que además de la función ideológica les puede aportar importantes beneficios económicos.

Al mismo tiempo, la clase dominante en la actual fase del sistema económico necesita un sistema educativo que le proporcione mano de obra cualificada. Simplemente eso, mano de obra especializada en determinados trabajos técnicos. No necesitan formar gente con pensamiento crítico. Al contrario, necesitan convertir los estudiantes en mercancía. Una mercancía que tiene una peculiaridad: su stock se llama paro y es una de las armas más peligrosas de los capitalistas contra la clase trabajadora.

¿Pueden convertirnos en mercancía así como así? –no, debe haber un proceso en el que una serie de valores son inculcados para evitar la toma de conciencia de clase cuando el joven se aproxima al mercado laboral.

¿Y los profesores/as? –cada vez tienen menos margen de maniobra en todos los sentidos pues las sucesivas reformas educativas van minando el poder del docente. También sería conveniente estudiar en profundidad la cantidad de estos/as que militan en organizaciones obreras o por ejemplo, conocer la cantidad de maestros que secundaran las últimas Huelgas Generales.

Debemos defender la Enseñanza Pública frente a la privatización y la mercantilización sin olvidar que las conquistas de nuestra clase en materia educativa son el resultado de años de lucha y de la relación de fuerzas en cada contexto determinado. Por eso mismo, debemos ser conscientes de que las leyes mercantilistas de la Educación son producto de la relación de fuerzas actual. Y es esta relación la que determinará los futuros cambios educativos. Si la clase obrera cobra fuerza, obtendrá mejoras educativas para sus hijos. Si algún día toma el poder y construye el socialismo, la enseñanza será verdaderamente pública. Ese es el objetivo.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s