Una noche más

La noche reinaba en la república de la calma mientras la luna vigilaba que nadie la rompiese. Él, contemplaba la escena desde un sillón situado tras la ventana. Todas las luces  de la vecindad se habían ido apagando poco a poco con el transcurso de la noche.

Sabedor del triste destino de cada noche, intentaba aprovechar cada instante de aquella profunda calma. Una tranquilidad solamente interrumpida por el ruido del camión de la basura que se había convertido en el concierto nocturno por excelencia.

Aquella noche se preguntaba si tenía la sensación de serenidad gracias a haber vivido su ausencia durante el día. Contraponía el calor con el frío, el color blanco con el negro, la afirmación con la negación… Poco a poco sus ojos se fueron cerrando y los sueños aflorando.

Soñaba que vivía la escena de la película “Immortal Beloved” en la que Beethoven recuerda como escapó de la violencia de su padre y fantasea huir por el bosque, llegar a un lago y acostarse encima del agua  mientras suena la 9ª Sinfonía.

Un viaje duro y largo desde el caos al cosmos.

Ode an die Freude

“Freude, schöner Götterfunken,
Tochter aus Elysium,
Wir betreten feuertrunken,
Himmlische, dein Heiligtum.
Deine Zauber binden wieder,
Was die Mode streng geteilt;
Alle Menschen werden Brüder,
Wo dein sanfter Flügel weilt.”

10

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s