Sobre el Frente Cívico “Somos mayoría”.

cropped-424718_10150759989263136_60677693135_12453510_592667865_n.jpgDesde el respeto que tengo hacia el camarada Julio Anguita.

Como es normal, en ocasiones coincido con lo que dice y hace y en otras no. Este es uno de esos temas en los que discrepo totalmente.

Con la que está cayendo, observo en mi propia agrupación del Partido que nos es imposible llegar a todas las luchas en la que nos encontramos, pues son demasiadas y aunque hay calidad, no somos la cantidad necesaria para estar en todos los sitios.  “Quien mucho abarca poco aprieta”.

Cuando empecé a militar escuchaba eso de que “los movimientos sociales” deben participar en nuestra organización. Era entonces cuando el color rojo pasaba a ser una amalgama de todo tipo de colores y, aunque pudiese resultar bonito para la vista, era tan triste como la disolución de un terrón de azúcar en una taza de café. Por eso mismo, siempre he pensado que debe ser al revés: hay que luchar allá donde haya un conflicto que afecte a los intereses de clase, trasportando el Partido allí donde esté cada militante. Es algo muy sencillo, no es necesario crear superestructuras políticas…

Ahí es donde creo que se cae en el error más grave. En un momento en el que la política está siendo criminalizada por los enemigos de clase y el mensaje de “todos los partidos son iguales” va calando en la clase obrera, nosotros vamos a dedicar parte de nuestro escaso tiempo a crear “otra cosa” ajena a nuestro partido. Se trata de llegar a quienes nunca militarán en un partido pero ¿no estamos cayendo en el mensaje de que no es necesario militar? ¿Le estamos dando la razón al enemigo involuntariamente? ¿se trata de construir el socialismo o seguimos pensando que el sistema permitirá recuperar lo perdido? – demasiados interrogantes.

Pienso que el Frente Cívico es una organización política y no creo que la solución sea esa. Yo quiero un partido político fuertemente organizado que defienda los intereses de clase y sea el orgullo de los trabajadores y trabajadoras. Y a pesar de que falta mucho para que sea así, ya tengo ese Partido.

Hay compañeros que dicen que es la forma de acercarnos a quienes nunca militarán y yo digo que nos estamos acercando en cada conflicto que hay en la calle. Ahí es donde está la cercanía. Me vuelven a la mente esos tiempos en los que se escondía la hoz y el martillo para no crearnos más enemigos, o la aceptación de los argumentos burgueses contra las experiencias socialistas que han existido o existen. También el tremendo esfuerzo de miles de militantes en “otras cosas” mientras el Partido se iba vaciando en todos los sentidos. Y por supuesto el observar como luchamos por el socialismo y acabamos pegando carteles de un socialdemócrata que aspira a “revitalizar” el capitalismo. Esto cansa mucho.

Pero bien, fiel a mi disciplina, debatiré este tema con mis camaradas y si se decide que hay que estar, estaré, y si por el contrario se decide que no, no lo haré. Esto es algo que aunque básico parecen olvidar demasiados.

PD: Milito en el Partido, que a su vez forma parte de un movimiento socio-político, que en ocasiones va en coalición (y se da de hostias)… Al final de mi partido, que es mi organización, ni rastro. Y ya son demasiados años de traiciones, ataques e intentos de suicidio.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s