Diálogo entre dos amigos

-Dicen que la patronal quiere “modificar” el derecho de huelga…

-Pero no estaban contentos con la Reforma Laboral ya?

-Sí, pero ahora dice Rosell que esto es solo el principio.

-Y para qué querrá modificar el derecho de huelga? Será para respetar el derecho al trabajo cuando hay huelga, digo yo.

-Si es de la misma manera que lo tienen los cinco millones de parados…

-Pero si yo no quiero hacer huelga alguien deberán garantizarme poder trabajar. Yo no puedo perderme el trabajo por una huelga, tengo miedo a perder el trabajo.

-Es normal amigo. Pero vuelvo al principio: para que querrá modificar ese derecho tan fundamental? Será que el contenido de esta reforma (y de las que veienen) son tan agresivas para nosotros que esperan años de conflictos sociales, huelgas, manis, etc?

-Es la única explicación que encuentro, pues es lo que dices, si no les importa que haya cuatro, cinco o seis millones de parados, ¿como se preocuparán por un día de Huelga?

-Es más, sabes qué parte del Estado no ha sido recortada?

-Adivino: los cuerpos de “seguridad”? Eso es como lo que me contabas de que el estado está para mantener los intereses de las clases dominantes, ¿no?

-Claro, ahora el estado burgués se está deshaciendo de lo que le sobra o que no necesita, mientras refuerza lo que le es innato.

-Es decir, nos quitan los derechos a los trabajadores y trabajadoras, y si protestamos nos zurran.

-Con los mismos policías que pagamos con nuestros impuestos.

-Ya ves, como se ríen de nosotros.

-Si, pero en el fondo tienen miedo.

-Quieres decir?

-Sí, a que haya muchas huelgas generales que los hagan perder millones y millones.

-Ahora lo has dicho!

Marco Malenin

Advertisements

2 pensaments sobre “Diálogo entre dos amigos

  1. jovilanga diu:

    A més del diàleg també em recorda per l’estructura de preguntes senzilles que resulten concienciadores un poema que es diu Preguntas de un obrero que lee, de Bertolt Brecht (quasi res!), ahi va per a gaudir-lo:

    ¿Quién construyó Tebas, la de las siete Puertas?
    En los libros aparecen los nombres de los reyes.
    ¿Arrastraron los reyes los bloques de piedra?
    Y Babilonia, destruida tantas veces,
    ¿quién la volvió siempre a construir? ¿En qué casas
    de la dorada Lima vivían los constructores?
    ¿A dónde fueron los albañiles la noche en que fue terminada la Muralla China? La gran Roma está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió?
    ¿Sobre quiénes triunfaron los Césares? ¿Es que Bizancio, la tan cantada,
    sólo tenía palacios para sus habitantes? Hasta en la legendaria Atlántida,
    la noche en que el mar se la tragaba, los que se hundían,
    gritaban llamando a sus esclavos.
    El joven Alejandro conquistó la India.
    ¿Él solo?
    César derrotó a los galos.
    ¿No llevaba siquiera cocinero?
    Felipe de España lloró cuando su flota
    Fue hundida. ¿No lloró nadie más?
    Federico II venció en la Guerra de los Siete Años
    ¿Quién venció además de él?
    Cada página una victoria.
    ¿Quién cocinó el banquete de la victoria?
    Cada diez años un gran hombre.
    ¿Quién pagó los gastos?
    Tantas historias.
    Tantas preguntas.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s